14 de octubre de 2010

el comentario 12 comentarios

Francis, segunda parte


Fines de los 80'.
El gobierno de Suharto se tambalea. Jakarta se ha convertido en una ciudad peligrosa.
A sus 24 años, Francis camina por la Av.Gatot Subroto distraídamente, lleva una bolsa de compras, con dos ositos de peluche rosa en su interior.
Siete años hacía que estaba en la petrolera, haciendo excavaciones, trabajando con explosivos.
Después de los cinco encerrado en Pertridge, la idea de trabajar al aire libre, en los yacimientos en Java le pareció ideal.
Al año de establecerse, conoció a Mei-Ling, la hija de Ho, el cocinero del campamento. Una hermosa y joven muchacha, de dieciocho años y finos rasgos malayos. Tierna...
Francis, cruzó la calle y entró al Hilton como un pasajero más. Después de dar un par de vueltas por el vestíbulo, se dirigió al bar, todavía era temprano para la reunión. Pidió un Tom Collins y esperó.
El sudor corría por su espalda. El traje de hilo era fresco pero el calor del verano indonesio era sofocante.
Al principio, las citas con Mei-Ling, fueron a escondidas. Su padre no vería con buenos ojos que su única hija anduviera con un expresidiario y además negro. Sin embargo los jóvenes se amaban con pasión, y finalmente superaron la oposición paterna.
Una tarde de primavera la muchacha citó a sus dos hombres en la cafetería del campamento, y les dijo que estaba embarazada. La pequeña familia de tres se abrazó llena de alegría.
Mei-Ling había logrado cambiar el carácter recio de Francis. Con paciencia la muchacha lo había ido "domesticando". Tenían planes para los cuatro, incluido Ho. Pondrían una hostería para turistas europeos, en Bali.
Mei-Ling había logrado el milagro de la felicidad perfecta..., Mei-ling era dulce, buena, alegre, y paciente...
Mei-ling murió de un balazo diez días después, víctima de un secuestro fallido.
La trata de blancas sigue siendo un importante negocio en Indonesia.
El padre le pidió a Francis que se hiciera cargo de los trámites, para su corazón de hombre mayor era demasiado.
Dos días después la policía les entregó el cuerpo y pudieron enterrarla. Ho, se encerró en un hermético mutismo. Francis se dedicó a comprar información.
Desde la ventana del bar del hotel, vio como las limousinas se estacionaban rodeadas de un enjambre de hombres y niños famélicos, harapientos, mendigando por limosna.
Los servicios de seguridad privada del hotel se hicieron cargo de "limpiar la imagen" para el turismo.
Los tres empresarios se bajaron de sus autos y caminaron hacia el camión estacionado en la esquina. Sin preocuparse por los posibles testigos, abrieron las puertas traseras y revisaron la carga humana...Las mujeres encadenadas y amordazadas miraban suplicantes mientras la transacción llegaba a su fin.
Francis se levantó de su silla y caminó hacia el estacionamiento, al pasar junto a uno de los vehiculos trastabilló, uno de los ositos cayó de la bolsa...
El chofer/guardaespaldas le miró con curiosidad, Francis le mostró el otro muñeco, como si nada y siguió caminando.
Al llegar a la esquina, escuchó la explosión, la onda expansiva había destrozado todo en un radio de treinta metros, abrió la puerta del camión y soltó a las mujeres.
Escuchó las sirenas, y siguió caminando hacia el cementerio.
Mei-Ling amaba los ositos de peluche.

12 comentarios:

  1. Grandioso relato, y muy bien escrito.
    Solo una sugerencia, y con todo mi respeto.
    Debería ud.desarrollar sus narraciones en paises de los que tuviera una información constatada, o hacerlo en paises imaginarios.
    En este caso,ud habla de Indonesia. Ni coinciden los nombres de los personajes, ya que tanto alli como en Malasia,se bautizan a los hijos por orden de nacimiento, y siempre con los mismos nombres.En Indonesia la violencia es escasa, muy escasa.La trata de blancas, si es que alguna vez existió, no fue de ninguna de las maneras,un negocio tan patente como ud. refleja en su escrito, y en la actualidad es algo impensable,con la mentalidad de ese pueblo. Los niños famélicos, son solo los que estan a dieta por exceso de peso.

    Perdoneme la extensión del comentario, y las aclaraciones, se las hago desde el más absoluto respeto, creame.

    Un saludo y gracias.Que en indonesio sería: Terima kasih.

    ResponderEliminar
  2. le agradezco mucho, se ve que yo estaba confundido respecto al gobierno de Suharto a fines de los ochenta, pero bueno, habré tomado información del lado "no oficial".
    nuevamente mi agradecimiento por su interés.

    ResponderEliminar
  3. De nada Zorguin. Escribe ud, de una forma excelente.

    felicidades

    ResponderEliminar
  4. No todas eran rosas bajo el gobierno de este señor:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Suharto
    http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_7184000/7184483.stm
    http://www.elpais.com/todo-sobre/persona/Mohamed/Suharto/5977/
    http://elcomercio.pe/edicionimpresa/Html/2008-01-29/suharto-fue-sepultado-funeral-estado-medio-aplausos-y-criticas.html

    Más allá de eso, puedo disfrutar plenamente de esta historia cuya esencia no es la historia de Indonesia sino la venganza de Francis.
    La próxima vez a los hechos ubíquelos en un país inventado Zorgin, haga como en las novelas que avisan que todo parecido con la realidad es mera coincidencia y listo.

    ResponderEliminar
  5. Zorguin, en mi impulso de defender a este país, cometí un error que rectifico.

    Los nombres por orden de nacimiento,solo se practica en la isla de Bali. En Java y demas islas son de libre opción, depende de su mayoria religiosa, ya que las hay musulmanas, hinduistas, cristianas, etc.

    Y no, no todo eran rosas, pero tampoco espinas, un país como otro más.

    Gracias y perdoneme la confusión.

    ResponderEliminar
  6. alex
    todas las historias de la gente que tiene algo que ver con San Augusto de los Almendros, lugar donde está situada la cantina, tiene tanta veracidad como que me llamo Zorgin, so...
    en todos los países suenan por lo menos dos campanas,
    mire si el hilton se mudó!?, cómo quedo?
    lo importante de una historia es si, por lo menos, por un segundo, la creyó.

    noah
    no se haga problemas, en toda empresa petrolera, hay gentes de variadas naciones y culturas. No está en mi, buscarles el árbol genealógico.

    ResponderEliminar
  7. Zorgin, a mí no me tiene que explicar nada porque lo sigo desde el vamos.

    noah, en todos lados se cuecen habas, no hago defensas irrestrictas de nada ni nadie porque es imposible, la luz y la sombra van juntas y se dan sentido mutuamente.

    En todas partes conviven el horror y la belleza, hay que tener la mente abierta y darse cuenta de que todo eso convive en nosotros, en los otros, en el entorno, en el mundo.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen relato e interesante el desarrollo de los comentarios.

    No entiendo bien como va este intercambio de comentarios y lo que sigue no tiene que ver con el relato de Zorgin ni el resto de comentarios, sino que es algo que quiero compartir porque pienso que puede ser de ayuda para todos nosotros.

    En general, uno, como escritor, presupone inteligencia crítica en quien lo lee y el lector suministra credibilidad a préstamo con devolución inmediata a quien algo le está contando.

    Es una relación que uno trata de obtener y debe cuidar para que lo sigan leyendo mentes adultas.

    Automáticamente al nombrar un lugar inexistente, o expresar una mentira clara y evidente, el lector identifica el estilo ficcionado y distiende su atención a los nombres y situaciones ciertas.
    Ya sabe que es ficción y la disfruta.

    Por eso la ficción es tan popular.

    Si el autor nombra sitios y personas reales, el lector interpreta que el texto es cierto y documentado.Casi histórico.Tomará consciente o inconscientemente una impronta de ese relato, que llevará como un dato histórico repetible a los demás.

    Como ejemplo imaginen a un lector de La Lista de Schindler y pregúntenle si no cree que todo fue exactamente así como se cuenta. Luego charle con un historiador.

    Es lo que se denomina "realidad ficcionada", y que requiere de datos exactos

    El escritor debe pensar que le está mintiendo a una novia extremadamente despabilada. Puede contarle cualquier cosa, pero para no ser atrapado, los datos tienen que ser exactos.

    ResponderEliminar
  9. odin,
    está Ud en lo cierto y como dice el título "no soy escritor", apenas un...
    más allá de eso, el Hilton sigue estando en el mismo lugar que lo dejé.
    respecto a la subjetividad con que se opina de un gobierno, eso ya es más complicado, siempre encontraremos más de una campana.
    como Ud sabe, y utilizando su ejemplo, todavía queda algún viejo alemán que no cree que haya existido el holocausto.
    mi novia puede seguir confíando en mi.
    gracias por su comentario. ;)

    ResponderEliminar
  10. Un relato interesante y muy bien escrito.
    Te felicito.

    Opin,tu comentario no deja lugar a dudas, felicidades a ti tambien.

    ResponderEliminar
  11. "Mei-Ling amaba los ositos de peluche", la onda expansiva me alcanzó a mi también, apenas me había recuperado de los batazos de Francis, primera parte. La primer sensación que tuve con el primer cuento fue frío, como si lamiera el filo de un cuchillo. O. Barales

    ResponderEliminar
  12. Que intenso relato, las escenas son muy vívidas y la frase final lo deja a uno en suspenso por leer el próximo!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd