21 de octubre de 2010

el comentario 8 comentarios

Francis, tercera parte



Le hablaron de habilidades y autocontrol, contestó de supervivencia y venganza
Le hablaron de honor, ética, salvar a occidente, al mundo!,... contestó que era sudafricano y negro.
Le hablaron de dinero, preguntó cuánto.
Así fue el inicio de la fructífera sociedad.
Cinco años ya.
Alguien le entregaba un attaché, su cuenta recibía un depósito y alguien moría.
Simple, sencillo, prolijo, esterilizado...
Y llegó la oferta.
Cinco muescas más en su alma, el depósito de siete cifras, y basta.
Entró por Albania, en pocos años Europa sería una sociedad musulmana, ser negro, bah, las balsas desde África cruzan todos los días..., y hay tanto soldado americano dando vueltas por la zona...
Qué tontería, el viejo cuento del elefante en la Quinta Avenida...
La primera muesca fue un general albano en Tirana, el viejo militar tuvo un "infarto" en el baño de su amante. Si hay un secreto que esconder, lo mejor es guardarlo dentro de otro...
La segunda muesca, un abogado serbio, intermediario en la venta de armas. Comida en mal estado en el restaurante del club, junto al lago Shkodra, a veces ocurre, el hombre era alérgico a los maríscos.
La tercera muesca, María Stepaunnolas, la mujer de un secretario griego en Budapest, trabajaba para una organización que traficaba refugiados de los Balcanes.
Un accidente en el baño, el secador de pelo en la bañera. Sucede.
Las muescas cuatro y cinco, dos activistas que hablaban mal del sistema...
Así no se llega a viejo, mi profesión es más segura, ironizó.
Fácil, sin protección.
Udvar, junto al lago Balaton, cerca de la frontera con Serbia, ni necesitaba aparentar un accidente.
Hasta que vio los uniformes, grises y azules, con la toca blanca y almidonada... monjas, francesas, tal vez senegalesas...
¡Merde! ¿Nunca aprenden?
Ese "pequeño detalle" no estaba en el informe.
Lo que pensaba solucionar en un callejón cualquiera..., se fue transformando en una molesta cruzada.
Bien, se podía hacer, plásticos en el viejo puente, no le gustaba meterse con monjas, traía mala suerte, pero si no veía sus rostros lo superaría...,cuando volvieran de dejar en casa a los alumnos del colegio católico.
Recuerdos del viejo Belfast...
La mañana primaveral auguraba un afortunado día, algunos pájaros trinaban en los árboles cercanos, y el futuro de Francis susurraba dinero cercano.
Sentado en una mesa en la vereda del soleado bar, pidió un café fuerte y esperó, leía la página de deportes distraídamente,...Cuando la destartalada camioneta dobló la esquina,
Plegó el periódico.
Terminó el café.
Pulsó la señal remota del timer, sólo tenía que esperar para confirmar la entrega...
El vehículo avanzaba lentamente por el empedrado...
Y los vio, en las ventanillas traseras, los rostros de los críos...
¡¿Por qué estaban ahí?!
Él no mataba críos.
50''
cruzó la calle corriendo, -malditas monjas...
40''
salto bajo el puente en busca del reloj, -nunca hacen las cosas bien...
30''
metió la mano entre los pilares, dÓnde mierda estaba...
20''
estiró el brazo en la grieta tanteando
10''
¡carajo!
00''
...

8 comentarios:

  1. A bomba mata, a bomba muere.
    Ve lo que le digo del karma?
    Aplauso y medalla! El beso se lo da Lola, sí?
    XD

    ResponderEliminar
  2. Que bueno!

    El final es perfecto, muy bien rematado.

    Buen relato, si señor.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola bráder, hola gaucho!

    Zorgin, usted siempre logra que me sienta parte del relato.

    Al administrador: el sitio quedó genial, despejado, claro y cómodo.

    ResponderEliminar
  4. Excelente relato. Buena dinámica, entretenido y con un final muy adecuado.
    Mis felicitaciones al chef

    ResponderEliminar
  5. Un final perfecto, para un muy buen relato.
    felicidades Zorguin, sinceras.

    ResponderEliminar
  6. Disfruté muchísimo este relato, el final es espectacular, impensable aunque se podía perfilar que el protagonista terminara así!

    Un gusto leerlo!!

    ResponderEliminar
  7. ...de estar haciendo la tarea en su casa hasta ésta otra tarea debajo del puente... Excelente personaje. O. Barales

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd