25 de octubre de 2010

el comentario 10 comentarios

Jueves

Hoy es jueves, los jueves Iñaki trae mariscos...
A la semana de haberme instalado, una noche cayó Iñaki.
El tiempo malo, llovia fuerte y había viento.
El hombre entró observándolo todo, silencioso, mojado, cansado; y se desparramó en una silla cercana al fuego.
Recuerdo que le conté lo que había para comer, y me dijo que solo le importaba que estuviera caliente, ah! y una copa de vino.
Comió apurado al principio y después mas despacio, saboreando. Disfrutando el calor y la tranquilidad. Una hora y tres platos de comida después, me acerque con el café, había bebido bastante, pero estaba cómodo, nada más.
Me contó que vive en su barco, que todas las mañanas sale a echar las redes, que a veces hay y otras..., que tiene cinco hijos que viven con la madre, en la ciudad, que hace tiempo que la dejó, que en realidad ella lo había dejado antes, pero él no se había dado cuenta, que al principio el quería que sus hijos lo acompañaran, pero después de la muerte del mayor..., la cosa cambió, que la familia se mudó a la ciudad con la excusa de la escuela, y el se quedó, que viajaba los fines de semana y llevaba el dinero, hasta que una vez por una cosa y después por otra y así, los viajes se fueron espaciando.
Los hijos lo quieren, pero nada de demostraciones en público, Iñaki piensa que en el fondo, se avergüenzan un poco de él.
Hacía ya tres meses que no los veía, y noté que se le quebraba la voz. Aproveché para dejarlo con sus pensamientos, mientras saludaba a los últimos parroquianos que ya se marchaban.
Al volver con más café, lo encontré dormido.
Afuera seguía lloviendo, y el viento soplaba del mar.
Le arrimé una manta.
Apagué las luces y me fui yo tambien a dormir.
En la mañana ya se había ido, y esa misma noche, trajo mariscos. Fue un jueves.
Si, esta noche comemos mariscos

10 comentarios:

  1. Extrañar, tener miedo de ser causa de vergüenza, creer que nunca se hace lo suficiente... lo entiendo a Iñaki.
    Los jueves en la cantina también tienen ese gustito tan particular.

    Abrazo, master! :)

    ResponderEliminar
  2. Un relato entrañable. Bien escrito.

    felicidades

    ResponderEliminar
  3. AMIGO: ME GUSTO MUCHO TU RELATO..GRACIAS POR COMPARTIR..
    DEBE HABER MUCHOS IÑAKI POR LAS CALLES..ESTE TIENE LA SUERTE DE HABERTE ENCONTRADO A TI...
    BESOTES SILVIA CLOUD

    ResponderEliminar
  4. Un personaje entrañable que puede ser cualquiera de nosotros. Una historia de vida real y conocida que toma forma en la cálida cantina que usted maneja.
    Muy buen lugar para descansar, con unas copitas de vino y por manta la amistad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A veces se tiene más comprensión de unos extraños, que en la própia familia. Un gran post.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Se equivoca, ese hombre.

    Verguenza? El fue el MOTOR de todo.

    Pero los "adjudicatarios", sienten "verguenza".

    Bien escrito. Amerita una continuaciòn, pero con lanzallamas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta, no sabe cuánto, su originalidad. Y que sus personajes sean mundanos, tan humanos, tan entrañables como ya han comentado antes.
    Es un placer leerlo...

    (Me siguen gustando las frases que preceden a esos puntos y aparte, no sé si me entiende...o me hago entender) Pero sé lo que digo, lo que sigo... y, sobretodo, lo que disfruto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por su relato, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  9. Un buen relato. Bien escrito.

    Mi felicitación.

    ResponderEliminar
  10. Soy un seguidor de los asuntos de la cantina, ya el primer texto me llevó a mis bares, sin mar sin playa, como los de unos versos de Cátulo Castillo
    Golondrina perdida en el viento,
    por qué calle remota andará,
    con un vaso de alcohol y de miedo
    tras el vidrio empañado de un bar
    O. Barales

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd