22 de octubre de 2010

el comentario 9 comentarios

MALA JUGADA



Las cortinas de ésa ventana nunca estaban abiertas lo suficiente como para poder distinguir algo en su interior y por ello su imaginación volaba entretejiendo la posibilidad de mil historias.
Sin embargo, prefería pensar que esa ventana correspondía al departamento secreto de un hombre que llevaba allí a su “querida”.
Los imaginaba entrando entre besos ardientes mientras se iban despojando de las molestas prendas hasta terminar en la cama cuyas revueltas sábanas eran mudas testigos de lo que allí se desarrollaba, incluso creía oír los susurros y jadeos de los amantes.
Imaginaba que luego de un rato de estar juntos se marchaban ya que nunca vio que, al caer la tarde, se encendiera una lámpara.
Al caer la noche el aspecto de la ventana cambiaba, esto lo impulsaba a imaginar una historia de horror y allí volvía a dejar correr la imaginación.
Hasta ése día en que de imprevisto las blancas cortinas se movieron bruscamente en la oscuridad, el susto lo hizo retroceder hasta quedar oculto tras su propia cortina para espiar más cómodamente sin ser visto.
Desde su escondite pudo ver que las cortinas de la ventana, que tantas historias le habían inspirado, eran abiertas con brusquedad.
Sin embargo, su interior continuaba oscuro, negro, ni siquiera podía divisar a la persona que estaba allí parada…porque algo le decía que allí había alguien espiándolo a él, mirando hacía su ventana.
El horror le erizó la piel, el mismo horror que momentos antes estaba pronto a imaginar para esa ventana solitaria.
Sin pérdida de tiempo cerró lentamente ventana y cortinas y encendió todas las luces de la casa.
Sentado en el sofá con el control en mano buscó algún programa interesante para ver, algo que le quitara el miedo que se le había colado como un frío en el cuerpo…


Setiembre 2010




9 comentarios:

  1. No está nada mal, nada nada mal esto, mucha puntería litararia.

    ResponderEliminar
  2. Seguramente ahora ese vecino imaginará historias similares sobre nosotros, condenados al encierro de celosías al que nos hemos condenado.
    Hermoso relato que pide más.

    ResponderEliminar
  3. Buen texto, donde ni las cortinas pueden opacar la luz que desprende.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  4. Buen relato, y bien relatado...
    Me gusta mirar las ventanas de los bloques de enfrente... colarme en las viviendas, a vista de pájaro, si las cortinas me lo permiten...

    Voy a por el mando de la tele.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bien escrito. Detràs de cada ventana, hay un mundo.

    Muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tremendo looping, ese frío no se va, con esa oscuridad volando arriba y atrás. O.Barales

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos, es un honor para mí recibir sus comentarios, espero que no tomen a mal que no les responda de a uno.
    Me alegra mucho que el texto les haya gustado y que hayan experimentado las mismas sensaciones que el protagonista.
    Gracias a todos, sus comentarios son un incentivo para seguir mejorando y sí, como dice Mario, por las dudas hay que tener el control por ahí nomás ya que alguna vez nos puede pasar, je!!

    Un abrazo a todos!!

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno el texto y muy buena la observación de Barales: da para un looping.
    El observador de repente es observado. En determinado momento no se sabe quién es quien, en qué ventana empezó el relato y lo que es más inquietante... acabo de encender las luces y el de enfrente sigue viendo oscuridad :S

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd