17 de octubre de 2010

el comentario 7 comentarios

Suit


Había un par de parroquianos mirando por la ventana, reían por lo bajo haciendo comentarios y volviendo a reír.
El auto alemán, con maravillosa tozudez, se enterraba en la arena ayudado por la estupidez del conductor que aceleraba y aceleraba... y nada, cada vez peor. Finalmente el ruido del radiador sonó a amenaza.
Don Suit (¿de que otra manera llamarlo?) se bajó puteando duro y parejo, el traje empapado en sudor, los zapatos italianos llenos de arena, sin uno de los lentes de sus anteojos y maltratando al celular, ya que acá no hay señal.
Avanzó hacia la cantina bufando y maldiciendo.
Entró, y preguntó por un teléfono. Se lo alcancé.
Me preguntó por un auxilio. Le mostré el aviso de Anselmo.
Habló, pidió el remolque, "al mediodía, tal vez mas tarde" (Anselmo no cambia...), llamó a su despacho y habló con su asistente para reorganizar la agenda.
Y fin, solo quedaba esperar...
Me miró, lo miré y le dije "buen día". Momento en el cual empezó a despotricar contra el maldito GPS que habla y habla y solo dice pavadas, los de caminos que señalan tan mal las carreteras, siguió contra el mal mantenimiento de las mismas, después contra la empresa que le alquiló el auto que no se lo entregó con un mapa decente, luego contra el auto, que tenía tan poca estabilidad..., y así siguió y siguió... minutos y minutos...
Pidió un diario y le di el periódico local. Después de hojearlo un rato se quejó de las noticias..., cuando se acercó a temas áridos como el partido que perdió el último domingo el Sportivo, Paco le hizo un claro gesto de silencio.
El Sportivo es un tópico delicado.
Fermín y su hermano acababan de entrar y se metieron de lleno en el tema. Esa defensa...
Al rato un grupo de pescadores que venían a almorzar se unieron, y las voces fueron elevándose... Alguno ya estaba un poco picadito por el vino... En fin, el primer golpe lo recibió el hermano de Fermín, y de ahí en más se armó...
Por suerte Paco ha caminado un rato y me ayudó a "sugerirles" a unos y otros a tranquilizarse. A Don Suit le di carne fresca para su ojo, al resto con hielo fue suficiente.
Le serví guiso de conejo, y tinto de la casa, a medida que fue comiendo se fue calmando. Vi que había perdido la corbata y al saco le faltaba una manga, más algunos botones a la camisa. Los nudillos pelados y el ojo en deplorable estado. Por otro lado Fermín y su hermano le compartían la mesa como amigos de toda la vida.
Después del café me preguntó por Anselmo... sólo le sonreí. Y se fue a caminar por la playa. Un par de horas después me asomé y le vi jugando con un perro en la orilla, se había quitado los zapatos y arremangado el pantalón y disfrutaba como un crío.
De tardecita ya, volvió a la cantina, le dijo a Paco si le preparaba un "mojito", y un enorme emparedado. En eso entró Lola, y se lo llevó a una mesa para leerle las cartas...
Anselmo hizo su trabajo en minutos, le desenterró el auto, le revisó el motor, le encontró el lente perdido y le cobró. Además de agradecerle que defendiera a sus primos en semejante pelea.
Se acercó para despedirse y me entregó su tarjeta mientras me recitaba el clásico agradecimiento.
Lo miré, miré la cartulina en mis dedos y la tiré al fuego.
Don Suit se rió de buena gana, me dió la mano y me dijo "dígame Suit a secas, nos vemos el próximo miércoles", y se fue.

Autor: Zorgin

7 comentarios:

  1. Me encanta su forma de narrar esta cantina y a sus parroquianos. Un relato excelente que realmente atrapa y refresca por lo natural y por la lectura alternativa que nos permite.
    No dude que he disfrutado cada palabra.
    Un abrazo y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo, es un relato que alegra, lo leí varias veces y esperaría poder pasar por ahí un miércoles. Los personajes impecables, descritos con tan pocas palabras, Anselmo por ejemplo pero fundamentalmente La Cantina.
    PD: al fin aprendí a subir los comentarios. O.Barales

    ResponderEliminar
  3. Que buen relato Zorguin, y que bien escrito.

    Me gustó como describe los personajes y su entorno.

    De verdad, un placer leerle.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Zorg! No conocía el "Suit inicia". Un placer, como siempre :)
    Nos vemos en la cantina! (también)

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor: la manera de como presenta a los habitantes de su relato. Lo segundo mejor: como maneja el lenguaje, y sus giros, y sus fórmulas para decir, que es contar, para escribir, que es fotografiar, para fotografiar, que es la radiografía perfecta para subir al primer lugar del cajón de los vencedores a sus letras.

    Sin obviar que hay café, lo cual me gusta... y una despedidad que no lo es tanto, más bien una suspensividad (Lic.)

    Felicidades, con una sonrisa dibujada en mi cara.

    Mario

    ResponderEliminar
  6. Bien relatado. Buen ritmo.

    Me gustò.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un relato que visualizas. Bien escrito.

    Mi felicitación.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd