3 de noviembre de 2010

el comentario 14 comentarios

Confianza




Me gusta esa cosa que jamás debes dar por supuesta,Esa que se gana despacito, que se toma su tiempo,que cuando la consigues es un tesoro inestimable.
Hace que los pliegues de la duda desaparezcan, dejando la superficie de tu alma abierta a todos los posibles vendavales de una relación. Te da la certeza de que las tormentas son de agua, y no de barro. Que el viento no lleva arena. Que a los truenos les seguirán los relámpagos. Y que tarde o temprano llegará la calma.
Lo desolador es perderla. Puedes necesitar años para lograrla, y extraviarla en un solo día. Es tan difícil de recuperar como las botellas lanzadas en alta mar, que es factible que  lleguen a alguna orilla, pero es poco probable que lleguen a tu playa.
Quizá permanezca eternamente dormida en la sección de objetos perdidos.

14 comentarios:

  1. Que pierdas las menos confianzas posibles, porque tu playa es recóndita, dificil de abordar. :-)

    Bien escrito, o mejor escrito.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Una buena reemplazante se llama inconsciencia. Una buena amiga que suele salir a fortalecer las ausencias de confianza.
    Interesante escrito, como siempre.
    Habrá que discutirlo en su nuevo blog, Paz y Guerra.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  3. La calma llegara...sin dudas..lindo texto

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Zorguin, eso es lo más triste, que no la reclame nadie. :-)

    gracias por comentar

    ResponderEliminar
  5. Samy, espero que encima no este contaminada :-)

    Un beso de playa abordada

    ResponderEliminar
  6. Gracias socio, no esta mal como alternativa esa inconsciencia, no. :-)

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Tatuagem, gracias, muy amable.

    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Un texto con el sello personal de tutú, lleno de sensibilidad y buenas metáforas.

    A por más.

    ResponderEliminar
  9. Gracias anónimo, lo del sello, fue todo un detalle, por su parte. :-)

    ResponderEliminar
  10. Me estrellé tantas veces y sigo que,supongo,elijo estar al borde de una piscina siempre.
    Lo doloroso es cuando ya no me tienen confianza y se la reclamo, con el corazón en la mano.

    Un gusto enorme leerte Noah
    Besos

    ResponderEliminar
  11. El gusto es mio, encontrarte también aqui, princesa.
    No desistas, la confianza es algo muy sutil,y si la reclamas de corazón, seguro que regresa.

    Gracias, mil gracias por tu comentario.
    Ah! y cariños.

    ResponderEliminar
  12. El texto, preciso... la foto, preciosa. Hoy me estoy paseando por tus alamedas escritas como si fuera más primavera que invierno en mi ciudad.

    Me gusta leer, entender y ver crecer las metáforas en tus textos. O cada vez escribes mejor, o cada vez escribes mejor, una de dos... Porque llevo un día que ni te cuento, ni te canto, entre unos verbos redentores que clarean mis ideas y acompañan la lluvia de este lunes.

    Sigo, y sumo...

    Un abrazo, de los que no se pierden...

    Mario

    ResponderEliminar
  13. Gracias Mario, o una de dos, o quizá la tercera, la que no citas, sea la real, vaya ud saber, niño vestido de letras.

    Recojo ese abrazo, y te dejo otro, justo en la orilla de tu playa.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd