11 de noviembre de 2010

el comentario 5 comentarios

Francis, última parte, 1/2

Tiempo atrás...
A grandes riesgos grandes ganancias, dicen por ahí.
También dicen que los riesgos muchas veces se pagan.
El Cessna 172 volaba rozando las olas, de hecho, el limpiaparabrisas estaba encendido sacando la espuma que salpicaba el mar. Ningún radar lo veía, y de hacerlo se confundía con el movimiento del océano.
Francis se levantó del asiento del copiloto para asegurar la carga. Había mucho viento y una de las cuerdas estaba suelta...
La ola, más grande de lo esperado, rozó el tren de aterrizaje, el avión se detuvo un segundo en el aire, la siguiente le dio de lleno. Francis sintió el impacto, la sensación que chocaban contra una pared y era despedido tras el parabrisas de la nave. Recuerdos borrosos del avión hundiéndose con la peligrosa carga y el cadáver del piloto atado a su asiento. El chaleco salvavidas que lo mantenía a flote..., si pudiera ver hacia donde quedaba el continente...
Y la noche se lo tragó.
Nigel, desde el faro, había escuchado el motor de la avioneta,
-contrabandistas, murmuró, mala noche para hacer dinero..., y no pensó más en el asunto.
Al día siguiente los municipales lo fueron a visitar.
-Eh viejo!, anoche, se perdió una avioneta por esta zona, escuchó algo?
-Estoy muy viejo para escuchar algo...
-Bueno Nigel no nos pongamos susceptibles, vio algo?...
-Estoy muy viejo para ver algo...
-Joder!, no si cuando quieren ponerse a mula..., bueh! si sabe algo nos avisa, eh?
-Estoy muy viejo para avis..., pero la patrulla ya se había ido.
Y el día siguió su curso.
Hacia la tardecita, Nigel se corrió hasta la nueva cantina a beber una copa y enterarse de las novedades.
El rumor de que una avioneta cargada de contrabando se había perdido en el mar, cerca de allí, era el único tema de charla.
Las especulaciones iban y venían, pero nadie sabía nada. Todos soñaban con tesoros. Tal vez en el fondo del mar esta vez hubiera algo que valiese la pena.
Y un día más en la vida del guardafaro terminaba.
Cada tanto, la luz del faro pasaba y bañaba el cuerpo del enorme negro. La marea le había depositado en la playa y parecía que no se movía.
Desde lo alto, Nigel lo miraba mientras telefoneaba a Primitivo para que le ayudase.
Media hora después los dos hombres caminaban por la arena, discutiendo qué hacer. Que los municipales, no!, Que a los de la cantina, tampoco!
-Veamos que nos puede contar éste, del tesoro de los contrabandistas...
Lo diero vuelta.
El hombre estaba vivo, lastimaduras y raspones, pero sólo necesitaba descansar.
Lo sacudieron un poco...
-Eh amigo! quién eres?, como te llamas?, eh!!!
-Fra-Francis, contestó el negro.
-Nigel, dijo Primitivo, en qué mierda habla?, no entiendo ni pepa!,
-Nada hombre, que dice que se llama Francisco...
-Ah!..., Paco..., bonito nombre...
Lo ayudaron a levantarse y lentamente fueron caminando hacia el faro...

5 comentarios:

  1. Jajajaja!! buenísimo!! así que Paco...
    Zorgin, usté es una caja de sorpresas. Perdonemé si esto ya había sido dado a conocer y recién me entero.
    Paco, yo lo creía así morocho de tanta expo al sol al surfear. Permitamé que esta vez sea yo quien le sirva un trago para brindar.
    Salú! :)

    ResponderEliminar
  2. Me metí en el relato, me mantuvo en vilo hasta el final. Una historia llena de realismo, sigo pensando cosas, propuestas interesantes del texto.

    ResponderEliminar
  3. Un buen remate para esa serie de relatos. Muy bien escrito Zorguin, le felicito.

    Noah

    ResponderEliminar
  4. Unin, no lo dio a conocer ahora este posto es viejísimo, pero como vos apareciste en la cantina el año pasado por eso no sabías que Francis es Paco.
    Los personajes de Zorgin son entrañables porque son sujetos que se dieron y les dieron la oportunidad de redimirse.

    Gracias, Zorgin, por sus historias.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen final, atrapante relato de principio a fin!!
    Lo disfruté mucho, lo felicito!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd