10 de enero de 2011

el comentario 6 comentarios

Brandsen


De chicos íbamos con cierta frecuencia a Brandsen.

Ir a Brandsen era sinónimo de aventura feliz. El campito de mi abuelo quedaba sobre el río Samborombón. Estaba absolutamente prohibido ir al río solos.

Ir hasta el río era una caminata programada con algún mayor.

La calidez de la primavera y el verano son los recuerdos más fuertes acompañados de las distintas fragancias que nos daban las glicinas, los paraísos, los eucaliptus y por supuesto también los abonos de las vacas...

La casa olía a pisos limpios con kerosen y los faroles de noche festejaban a los bichitos que concurrían incansablemente al baile.

Los sapos se invitaban a las galerías y nos divertíamos acercándoles cascarudos panzones que los llenaban por demás.

Colarnos en la ´rastra´que llevaba el Pangaré o El Dormilón era una farra. Cuántos raspones conocieron las rodillas.

Sacar renacuajos del tanque y quedarnos mirando por horas esos maravillosos seres diminutos.

Monte Viejo se llamaba el lugar. Desde la estación nos llevaba el breack que manejaba Suárez.

Las habitaciones me parecían enormes. Qué perfume particular en toda la casa!

La veo a mi Oma yendo y viniendo con sus quehaceres universales de aseos, jardines y cocina.

Invadir la cocinita de los Suárez por las noches era otra diversión... cartas, dados, risas y algo rico, seguro.

Cuando sos chico te parece que hay una sola cosa de cada cosa y es sólo la que vos conocés.

Cómo que vos sos Ricardo? Ricardo es mi primo, no puede haber otro Ricardo.

Lo mismo me ocurrió con el Samborombón. Cuando en el colegio estudié los ríos argentinos me enteré que el Samborombón era larguiiiiiiisimo.......... cómo ¿no era el que pasaba solamente por esa franja de pampa que era el campito de mi abuelo? porque al puente lo veíamos desde ahí............. ah, que hay varios puentes? ufa, qué desilusión.

Esto de crecer tiene sus desencantos.


Marga de Temperley

6 comentarios:

  1. Querida Marga. Bienvenida a NSE. Nos ha encantado tu pedacito de vida trasladado a esta página virtual. Hasta he podido sentir los perfumes de la noche pampeana.
    No hay duda que Monte Viejo ha de ser un paraíso digno de recordar. Así como tus abuelos alemanes (Solo lo supongo por lo de Oma)
    Aquí se ha abierto otro lugar para que te expreses cuando lo desees.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. era algo impensado hace no mucho, imaginarse ´escuchado´por un público grande, lejano y desconocido como es realidad hoy gracias a este medio.... gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hoy en día no se puede recorrer el río porque un club de chacras que se instaló en la zona lo alambró ilegalmente. Hagamos campaña para que esta medida vuelva hacia atrás. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Pareciera que he ido yo mismo de visita. Debe ser porque somos de pagos cercanos.
    Un cariño y mis felicitaciones por esta pequeña muestra de frescura.

    ResponderEliminar
  5. Que linda historia y realmente me remonta a la niñez, la época en que todo nos parece grande y cuando crecemos vemos que no era tan así pero en el fondo era nuestro gran lugar, me encantó!
    Gracias por compartirlo!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. De pibes mi viejo nos llevaba a pescar al Río Samborombón, si no me equivoco al puente de la ruta 11, para él era el camino de conchillas. Muchas gracias por llevarme de nuevo hasta allí. O. Barales

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd