15 de febrero de 2011

el comentario 5 comentarios

bocal à poissons




- No entiendo cómo puedes pasar horas muertas observando sus movimientos.

- No sé, son elegantes, no tienen en cuenta al mundo.

- ¿Te gustaría ser cómo ellos?

-Mmm, no. Porque eso significaría también estar igual de atrapada.

- Bueno, pero estarías al margen de todo. Nadie conseguiría molestarte.

- Sí, es cierto, ¿pero qué me dices de los golpecitos en el cristal? .
Viviría asustada, con miedo a que me cogieran y me sacaran de aquí.
Aterrorizada por el hecho de saber que no puedo vivir sin agua.

-Entonces, ¿de que sirve seguir sus cuerpos a través de la pecera?

- De nada, simplemente, puedo ver que existe otra posibilidad de vida más delimitada que esta.


Autor: Alice





5 comentarios:

  1. Tal vez no hemos detectado el vidrio que también nos contiene.
    Interesante idea. Vale para un cuento.

    ResponderEliminar
  2. Diría más bien que no conocen la refracción de la luz... por esos los golpecitos pueden ser muy fuertes o muy suaves. Ingeniso el tema y con moraleja.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios. Siempre me gustaron los cuentos. :)

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo, este texto tiene madera y maneras, y daría para un relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Mu lindo texto para leer desde ambos lados del vidrio. O. Barales

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd