21 de mayo de 2011

el comentario 4 comentarios

Gema

Estaba en la oficina archivando facturas, era muy metódica para esas cosas, las llevaba a raja tabla, para ella era importantísimo el orden en el trabajo, en casa era un autentico desastre, personalmente también, si no fuera por Manuel muchas veces se le olvidaría hasta comer, o simplemente por no hacer la comida no comería, por eso quedaban todos los días a la una para comer en las Ventas, él la llamaba a las doce y media para que no se despistase y acudiera a la cita. Andrés asomaba la cabeza por la puerta.

-jefa, una tal Gema quiere verte ¿estás?

-¿te ha dicho para qué?

-dice que es privado.

-dile qué pase.

Encendió un cigarro ¿qué querrá? Es muy raro que quiera hablar conmigo ¿qué se traerá entre manos? Mal rollo, algún disgusto me trae, seguro.

-Buenos días Marian.

-buenos días Gema.

Sintió una punzada de envidia ante esa belleza de mujer, tendría su misma edad, más o menos, pero aparentaba diez menos, iba impecablemente vestida, como siempre, conjuntada de los pies a la cabeza. Pensar que había estado con Manuel, la hacía sentirse muy pequeña, se quitó rápidamente el pensamiento de la cabeza, lo único que me falta es que se dé cuenta, de mi falta de seguridad. Manuel me quiere a mí, me ha elegido a mí.

-¿qué me cuentas Gema?

-he intentado hablar con Manuel y no quiere escucharme.

-entonces no tenemos nada que hablar tu y yo- le cortó.

-yo creo que sí, voy directa al grano, ya sabes cómo soy. Manuel tubo una niña con Amaya, él no lo sabe, pero así es.

-Mira Gema , no me empieces con tus trapacerías, no voy a pasar por ahí, déjanos tranquilos ¿vale? Acéptalo, Manuel y yo estamos juntos  y bien, déjanos tranquilos.

-paso del tema, tú verás lo que haces, ojalá no te arrepientas, si os hablo de esa niña es porque necesita ayuda, él es su padre.

-¿no dices que él no sabe nada?

-él no lo sabe, pero es su hija, en este momento necesita un padre.

-Hablaré con él y ya te diré algo. No tengo más que hablar contigo.

-dile que eche cuentas, esa niña tiene veinticinco años- dijo saliendo por la puerta.

¿cómo le planteo yo esto? Seguro que es un mal rollo de esta tipa, mejor no hacer nada. Y ¿si es cierto que tiene una hija? No podemos dejarla así ¡qué agobio! Voy a enterarme por mi cuenta si hay alguna posibilidad. Tengo que evitarle ese mal trago. ¿cómo hago yo para enterarme? .Veinticinco años, justo la edad que tenía mi hija cuando se fue ¡madre mía! ¡qué casualidad! O no, mi hija tendría ahora treinta años, uno menos que el hijo de Manuel. Las fechas coinciden , más o menos, tampoco lo sé con certeza. Voy a llamar a Fermín, él sabrá que hacer.

-¿qué te pasa cuñadita?

-¿estás bien sentado?

-suelta.

-Me acaban de decir que Manuel tiene una hija de veinticinco años.

Fermín no le dio ninguna importancia, muchas veces le habían venido con historias de ese tipo.

-Echemos cuentas solo por curiosidad, por la edad si puede ser suya, todos sabemos lo que pasó.

-¿qué sabes de ella?

-solo la edad.

-Necesito datos, ya lo miraré yo.Encargate de saber algo de ella, y no le digas nada a Manuel de momento.

-vale, te llamo en un momento.

Llamó a Gema.

-dame datos de esa niña, dime todo lo que sepas de ella.

-lo se todo, estoy en la cafetería, si quieres me paso y te doy todos los datos.

-vale ven.

Encendió otro cigarro mientras esperaba, fumo este y ya no más, me estoy pasando, no tenía que haber comprado tabaco.

-Vamos a dejar las cosas claras, no quiero que hables con Manuel, no quiero que sepa nada hasta que yo no sepa que es verdad y no una de tus fechorías ¿vale?

-tranquila puedes estar, no quiere hablar conmigo, le he llamado un montón de veces  y no me coge, incluso he ido a verle, raro que no te haya contado nada, por cierto.

-no empieces Gema, dame datos de esa niña ¿cómo se llama?

-Nekane Mendiburu,- le pasó una hoja con todos los datos.

-con lo que sea ya te llamaré.

A ver cómo disimulo yo esto ahora, ¡con lo que es este! Me va a notar algo. Se dio una vuelta por recepción. Habló con los empleados y los clientes del hotel, solo para poder quitarse el problema de la cabeza, a Manuel no podía engañarle, así que tenía que dejar bien aparcado el problema, ni pensar en él. Sí que es raro que no me haya contado que Gema quiera hablar con él, dejémoslo pasar que no tiene la mayor importancia. Incluso ha ido a verle y no me ha dicho nada, no ha hablado con ella, no tiene nada que contarme, o si. ¿porqué tendrá esta tipa el poder de hacerme dudar de él? Eso es mío y mis miedos a perderle, a que la mire como mujer, ya lo ha hecho, ha tenido relaciones con ella, es guapísima, menudo cuerpazo que tiene. Por ahí voy mal, ya puedo empezar a pensar en otra cosa.¡ dios me comen los celos de pensar que la ha deseado, que ha estado con ella, un montón de veces, pero está conmigo es a mí a la que quiere, pero puede haber un desliz, donde hubo llama…………. Me estoy haciendo daño yo sola. Le llamó por teléfono.

-¡hola cachorrita!

-¡hola guapo! ¿Qué haces?

-echarte de menos.

-gracias.

-¿qué te pasa, nena?

-nada, te echo de menos. ¿Me quieres?

-más que a mi vida, voy para allá ¿Dónde estás?

-en las Ventas todavía, no hace falta que vengas, voy un rato a casa, luego vuelvo.

-ya estoy saliendo, espérame ahí mismo.

La sola idea de que pudiera encontrarse con ella, la hacía sentirse muy pequeña, una miniatura a la que nadie prestaría atención.

-te espero en casa.

-no tardo.

A veces parezco tonta, en vez de evitarle le llamo. ¡Qué más da! Si yo lo que quiero es estar con él. Refugiarme en sus brazos, olvidarme de todo esto, tenerlo todo el día para mi, ya sé que son cosas mías, no tengo ninguna queja de él, cualquier otro hubiera pasado de mi hace mucho, me estoy poniendo mala. A ver si soy capaz de pasar un buen día sin liarla.

Se acicaló de los pies a la cabeza, se esmeró en aparecer lo más atractiva posible, se maquilló como, hacia mucho que no lo hacía de esa manera, solía dejar esas cosas para días especiales, nunca le había gustado ir demasiado maquillada, aunque el resultado le gustase, le parecía de dejaba de ser ella, le gusta la naturalidad, siempre ha sido muy coqueta, pero le guata ir cómoda. Pero se esmeró, eligió la ropa que mejor le sentaba, sin dejarse ningún detalle, mira, tampoco estoy tan mal, la cuestión es si realmente me gusta ir así, si merece la pena tanta capa de pintura, tanto pose estudiado, llegó a la conclusión de que no, soy como soy, sin artificios, tengo cuarenta y siete años y se me nota ¿y qué?, ya, pero donde esté una mujer impecablemente arreglada………….

Estaba tan absorta en sus pensamientos que no había oído la puerta, Manuel la miraba de arriba abajo, se puso un poco nerviosa ¿será posible?

-hola cachorrita – dijo mirándola fijamente a los ojos.

Me está sicoanalizando, está pensando qué decirme.

-hola guapo.

Se acercó a él y le dio un ligero beso en los labios. La agarró por la cintura, y la besó. Como suele hacer él, dándolo todo,

-tanto prepararme para que ahora te comas el pintalabios.

-tú no necesitas pintarrajearte tanto para estar guapa, ya lo eres. Me gusta más el sabor de tu boca, al natural- sonrió- ahora me cuentas que es lo que te ha dicho esa.

-esa quién ¿de qué me hablas?

-nena, yo de tonto no tengo un pelo, dos más dos son cuatro, sabes de sobra de lo que te estoy hablando.

-¿porqué no me has contado tu nada?

-no hay nada que contar, no voy a perder ni un segundo de mi tiempo en pensar en ella.

-pues ya está, pasamos.

-yo si paso, pero tu no, prefiero que me cuentes la conversación, lo hablamos, lo aclaramos, y pasamos página, tenemos cosas mejores en qué pensar.

-da lo mismo lo que pueda decir, el problema es lo que yo siento ante ella.

-hablemos de ello.

-siempre consigue crear duda entre nosotros.

-es lo que persigue.

-es muy guapa.

-¿y?

-está muy buena.

- eso está bien si lo que buscas en un polvo, no sirve para nada más.

-ya.

-no necesito buscar sexo fuera de casa, tengo eso y muchas cosas más, que para mi son más importantes.

-ya….

-no te llega ni a la suela de los zapatos, ni física ni personalmente. Solo es una tía que está buena, tu eres mucho más que todo eso.

-ya….- se inflaba por momentos.

-no necesitas aparentar que estás buena, ya lo estás, te sobran todas esas cosas.

-bueno……….

-no te cambiaria ni por mis mundo.

-está bien saberlo.

-eres lo mejor que me ha pasado en mi puta vida.

-vale……….

-me da lo mismo como vayas vestida, solo pienso en lo que hay debajo.

-vaya……

-puedo volverme loco solo con mirar tus ojos

-mira……….

-tenemos algo que celebrar.

-¿a si?

-hemos sido capaces de hablar sin llevarnos un mal rato ni enfadarnos.

-di más bien, que no me he enfadado, tu nunca te enfadas conmigo por estas cosas.

-¿tienes alguna duda más? Momento de aclarar todo lo que haga falta.

-me voy a poner cómoda.

-si te quieres quitar todo eso que te has puesto en tu cara bonita, a mi no me importa, con las cuatro cositas que haces tú normalmente es más que suficiente, cuando te bese quiero sentir tu piel, tu sabor, te quiero a ti.

Autor : Marian Etxezarreta

4 comentarios:

  1. Como siempre, me ha llevado de paseo por la mente femenina. Un gusto leerla.

    ResponderEliminar
  2. Un buen relato, Marian, y como dice Opin, es más interesante pues lo haces con la óptica femenina, mostrándonos la forma como los celos trastornan a una mujer; tienes un buen estilo con cambios constantes de registros, pasas de la primera persona a la tercera en fracciones de segundos, y lo haces en forma magistral.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien contado, ademas de la optica femenina, también el universo masculino, más el parrafo final de Manuel, que parece verso pero yo digo que no lo es. Ademas muy bien dejadas abiertas las otras puertas. O.Barales

    ResponderEliminar
  4. De verdad, siempre de la buena, me ha encantado leer este texto. Como me ha sucedido con el anterior, admiro esos guiones, esas conversaciones que, en mi caso, no sé plasmar.

    El reflejo de una mente, de sus tribulaciones, de sus dimes y "diretes". He disfrutado de un buen desayuno de letras.

    Un abrazo, agradecido

    Mario

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd