13 de julio de 2011

el comentario 4 comentarios

Sentada delante de una taza de café


Sentada delante de una taza de café,  observa como la tarde se desliza junto a ella.
Está lloviendo en esa tarde en la que  desmenuza despacio su melancolía.
La taza de café desprende su aroma, que con intensidad, se despliega ante su olfato, embriagándola del recuerdo de otras tardes, de otros aromas compartidos.
Mientras, la lluvia sigue cayendo.
Las gotas resbalan por la ventana, mojando el cristal que va empañándose cada vez más.
Se levanta un momento para observar el mundo a través de esos cristales.
Aparece borroso. Desde su altura, ella divisa las siluetas humanas empequeñecidas, corriendo deprisa algunos, cobijados bajo los paraguas otros, salteando los charcos sin parar.
Mientras, los truenos resuenan sobre el gris del cielo, que triste se abate sobre la ciudad.
Un suspiro se escapa entonces de su boca, unas lágrimas comienzan a aflorar de sus ojos,  y una pena la obliga a cruzarse de brazos, como en un último intento de controlar su corazón.
Decide volver a sentarse delante de su taza de café.
Ha dejado ya  de humear, el líquido oscuro le invita a que ella disuelva en este un par de terrones de azúcar…
Y  tras contemplar que no queda ningún rastro visible de ellos, se dispone a llevar la taza a su boca.
Mientras, un relámpago inunda de luminosidad por unos instantes, el lugar.
Está a oscuras. Sumida en las sombras, se resguarda de toda luz que le otorgue un poco de claridad.
Desde la lejanía del tiempo,  acuden como un asalto, los recuerdos de otras tardes de lluvia, de otras tardes de café, de unas risas que ya no se escuchan, de unos besos que la llenaban de alegría.
La soledad se hizo su amiga cuando él se fue.
La amargura le dio la mano para convertirla en una figura lastimera.
Hay otros momentos en su vida, que a veces, aparecen ante ella para rescatarla de su desencanto.
Son aquellas otras tardes que salen a su encuentro, que la llaman, diciéndole que escape de su íntima reclusión en la que se resguarda.
-          Camina -le dicen en su vocabulario temporal. Corre bajo la lluvia, mójate los labios con el agua de la vida, vuelve a pasear bajo los árboles, regala tu canto a los demás.
Ella intenta taparse los oídos para no escuchar…
Triste y cansada, se acaba por fin la taza de café fría. Hasta ha perdido su sabor.
Mientras la lluvia sigue cayendo, las voces de su interior le siguen aconsejando sin cesar:
-Levántate  y olvida.

  Autor : Mágica Hilda



4 comentarios:

  1. Melancólico, pero muy hermoso.

    Felicidades Mágica

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la imagen. Me encanta el paisaje de soledad, de tristeza, tan bien observado.

    Mis felicitaciones.

    Mario

    ResponderEliminar
  3. como se titula el cuadro y como se llama el autor? gracias :)

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd