31 de diciembre de 2011

el comentario 2 comentarios

Attack

 
la batalla comienza,me levanto del suelo este lugar me es familiar, si tan solo pudiera recordarlo...
el cielo ennegrecido el clima ineccistente el viento no sopla no noto humedad ni calor en el ambiente es como si el tiempo se detuviera; aun así la batalla continua bizarros borrones de colores oscuros se mueven y escucho el rugir de espadas y me concentro en encontrar a mi enemigo(tal vez solo alguien con quien pelear) todos están enfrascados en la lucha avanzo sin ser notado hacia mi espada... solo sonidos de guerra,es como si el mundo no existiera fuera de esta batalla todo en tensión ni una sola palabra... levanto mi espada es mas pesada que antes(debo estar cansado) nadie cae las fuerzas están igualadas todos esperan(¿que es lo que esperan? ¿por que se mantienen?) siento que caeré de nuevo el vértigo es tal que por un instante me pierdo y siento el cielo siento el mar y regreso a la superficie, a la realidad. Soy golpeado con fuerza la cabeza me mata y milagrosamente conservo entera mi dentadura,muevo torpemente mi espada hacia delante(he encontrado a mi enemigo) algo me impide caer,(una elevacion en el terreno que me evita estar a merced) la rendición esta muy lejos ,y parece que mi contrincante caerá en cualquier momento; parece que esta muerto aun así por cautela(o paranoia)corto su cabeza.
una vez mas busco un enemigo(tal vez solo algo que hacer,mientras termina la batalla,mientras recuerdo por que lucho,mientras trato de recordar mi hogar,mientras trato de olvidar todo y recordar las cosas al mismo tiempo) me aferro a la espada y camino.
 
Autor :  Berserkwolf


Leer más

29 de diciembre de 2011

el comentario 7 comentarios

El gran día de Federico


Junto a la ventana esta Federico, un hombre de avanzada edad. Contempla la lluvia, mientras impaciente, espera avistar en la lejanía una figura femenina. “Rebeca viene a verme” –piensa- “no puedo tener mejor regalo de aniversario”.

Federico es un hombre bueno, chapado a la antigua, de mirada dulce y melancólica, castigada por los años, pero rabiosamente sabia por las experiencias vividas.

Mientras espera, se pasea por su mente buscando recuerdos, se pregunta porque le cuesta tanto recordar. Alguien pica a su puerta, no va a abrir, no quiere perderse la emoción de ver a su amada contonearse hacia la ventana. “ahora no, no quiero que nada me lo estropee, ¡llevo esperándola tanto tiempo!”.

De repente en el horizonte, ve una luz brillante. Sorprendido por el brillo, su corazón se alborota de tal manera que le vienen ganas de correr hacia ella…“¿Por qué te fuiste mi querida Rebeca? ¡Hace tanto mi amor!”-se dice a sí mismo- …casi no puede respirar.

En la luz, comienza a dibujarse una esbelta figura. “debe ser Rebeca”-dice en voz alta-

Los ojos vidriosos de Federico, ven como se acerca y el aire se le corta más y más. Nota una punzada en el corazón, como si alguien le pinchara mil agujas. “otra vez estos calambres, no me dejaran tranquilo, no quiero sentir dolor, quiero recibirla como se merece, llegar hasta ella, tenerla en mis brazos. Quisiera cambiar todos estos años, no haberla perdido como la perdí”.

Federico se ve aturdido. “¿será porque he madrugado tanto para contemplarla, que los ojos se me van cerrando? Quiero ir con ella, he de cortar este irremediable sueño, consigo abrirlos de nuevo, y aun así, los parpados vuelven a caer. Ya no soy dueño de mí”.

“rebeca, mi cielo…”

Su amor ya está allí, sentada a su lado, acariciándole... Parecen tan felices!

Hoy martes, 20 de abril del 2010 a las doce del mediodía, entierran a Federico Sánchez Bermejo, junto a su esposa Rebeca, fallecida hace 25 años. Descanse en paz.


Autor: Susana Rodriguez.
(No indica Blog)
Leer más

28 de diciembre de 2011

el comentario 6 comentarios

Aquí vengo...


Aquí vengo de nuevo
a tus riberas fronterizas
con los restos de este naufragio
y las luces sin brillo
que no son más que los restos
de este amor perdido,
entre las brumas de esta niebla
que me envuelve el sentío
que no me deja pensar,
que me arrebata to lo mío…
mi alegría, mi mirada,
mi bamboleo en los caminos
que llevaban a tu casa,
cuando todavía eras
lo que alimentaba mi brío…

¡Ay pobre ignorante de todo!
¡Triste vivir sin sentido
el que me has entregao
sin el más leve resquicio,
que en las puerta has cerrao
hasta las grietas de los quicios
no vaya a entran mis ojos
y maldigan este capricho
de no tenerme cerca
por ser libre como las corrientes
que desbordan los ríos…

Y ya no tengo consuelo,
no hay nada por lo que respiro,
soy como las hojas muertas
que el viento arrastra porfío
para darlas santo funeral
como último destino…


Autor : Galatea Santos

Leer más

26 de diciembre de 2011

el comentario 4 comentarios

Ven sígueme....



Ven,sígueme,que quiero enseñarte
como caminar por un mundo grande.
Aunque ahora dudes(pues eres chiquita),
haz caso a tu abuela qué ya por mayor
sabe cosas serias.

Miraba la niña muy dulce a la abuela,
(era para ella una niña grande que estaba
a su vera),
bien,dijo la abuela,siéntate a mi lado,
que quiero contarte cositas muy serias.

Veras,niña mia,según como creas
sabrás que la vida es triste o es bella.
Por eso,mi niña,es tu corazón,
aquel que por siempre debes escuchar,
pues él te dirá los pasitos que debes andar.

No temas mi niña, ni a nada ni a nadie,
el temor chiquita nos hace pequeños
y nos quita lo grande.
Abrió aquella niña con fuerza los brazos
con manto de amor le dio fuerte abrazo

Y mientras lo hacia,le dijo bajito
suave y tranquila esta melodia;
No temas,mi madre,¡no sufras mi abuela
mi vida será por siempre aquella que
anhelas y rezas.

La abrazó la abuela,le dio¡mil abrazos¡,
y sin saber como,vió en ese instante fundidas
sus vidas,¡tan llenas de luz de paz y de gozos¡,
que la abuela sintió que miles de estrellas
estallaban en luz innundando sus ojos.

Julia Orozco.


Leer más

21 de diciembre de 2011

el comentario 14 comentarios

Felicidades!!



"...Soplan nuevos vientos y se van los viejos,

en torno al reloj de arena

comienzan a disolverse los malos tiempos.

Se sienten risas pícaras de duendes

perderse en el viento

y polvos mágicos de estrellas marcan un camino nuevo..."




Patricia O.
Leer más

20 de diciembre de 2011

el comentario 4 comentarios

El ataque de los perros


La tarde caía y la paisanada se arrimaba al boliche para tomar una ginebra antes de ir a sus ranchos, donde chinas y guríes esperaban ansiosamente el retorno de los indomitos reyes de las pampas.
El Aujero ´el Cuis era el único boliche de campo que quedaba en la ciudad de Resistencia. Allí, los más indómitos gauchos se resistían al paso del tiempo, negándose a caer en la seducción de los pubs y los bares de decorados extranjerizantes.
Cabe aclarar que los parroquianos habituales se ganaban la vida como profesionales, banqueros, burócratas y entre ellos había hasta algún que otro modisto. Pero todos ellos, respetando las ancestrales tradiciones de su tierra, al terminar su actividad diaria se vestían de gauchos, y pasaban por el boliche.
En su afán purista, los clientes del bar mantenían intacta su lealtad a la bota de potro, lo que hacía que los dedos de los pies se llenaran de mugre al contacto con el suelo de tierra apisonada del recinto. Los más extremistas, se negaban a sentarse en nada que no fuera una calavera de vaca.
En el recinto, estaba prohibido hablar de fútbol, limitándose las conversaciones deportivas a tópicos como las cuadreras, las bochas o la taba. En materia de política, no se podía de común acuerdo mencionar a ningún prohombre posterior a Roca y Avellaneda.
Tan lejos llegaban en su fundamentalismo tradicionalista los parroquianos, que habían declarado que dentro del ámbito de la pulpería la vinchuca sería considerada fauna autóctona protegida.
Y no faltaron aquellos que trataron infructuosamente de incitar a los wichis a un malón, cuando, aburridos por la falta de acción, comenzaron a pensar en darles uso a los Remingtons heredados de sus antepasados.
A este refugio de virtudes argentinas, una tarde entró apresurado uno de los habituales clientes del boliche. Tan turbado estaba, que hasta estacionó el flete en doble fila. Saludó, se acodó en el mostrador, le pidió una ginebra al pulpero, y dijo en voz fuerte, para no tener que repetirlo:

-Lo han heriu al Santillán!

-Canejo, y como fue?-preguntó un viejito rotoso que era en realidad el dueño de una próspera cadena de boutiques.

Los demás se arremolinaron ansiosos en torno al recién llegado, para escuchar la relación del infortunio. Y es que Santillán era uno de los más respetados en el pago, pese a su insistencia en usar bombachas batarazas floreadas.

-Han sido esos sotretas de los perros cimarrones. Lo han emboscau de a traición, los muy maulas.

-Cuántos eran, los disgraciaus?-inquirió el pulpero, que era además el poseedor de una discoteca en el centro de Resistencia.

-Santillán contó unas ochocientas patas, así que serían unos doscientos cimarrones que se le fueron al humo. Pero Santillán no se achicó, peló el facón, y les dentró a dar pa´que tengan y pa´ que guarden, a los brutos.

-Y cómo está, el Gaucho ?-intervino otro de los clientes, de profesión decorador de interiores.

-Medio mordisqueau, pero no va a estirar la pata por un malón de cuzcos. Ya la culandrera le hizo las curaciones.

-Güeno, pero tanto perro junto, no es normal. Alguien los debe de haber sublevau, pa´que se vengan tan en montonera-reflexionó el pulpero.

-Justamente. El Gaucho alcanzó a reconocer al que los mandaba. Era el Mendieta-aclaró el narrador-. Parece que el animalito, desde que se nos fue don Inodoro, se ha puesto cimarrón, de la pena.

Y ahí fue que esos curtidos hombres de campo, exclamaron al unísono:

-Qué lo parió!

(Autor ; gustavo)

Buenos dìas.
Leer más

19 de diciembre de 2011

el comentario 5 comentarios

Howling explossion


se alza en el cielo,suave se desliza
se alzan por manada expresiones de gozo,de llanto,de canto,de dolor,y alegría todas al cielo,las voces de una noche obscura aullidos que resuenan en el silencio de las noches sin luna buscando una luz...
aullidos que estallan en medio de la luz de la luna, esperan respuesta? exigen acaso algo,o solo son fieles a su llamado,leales a esa luz que lejos de ofrecer dificultades al cazar,confunde a la presa dándoles innumerables sombras... reflejando la profundidad de la noche en sus voces...
reflejando los sueños de quien la mira,las ilusciones de los que buscan palabras en medio de la tranquilidad de una hora silente,una lumbrera plateada que se alza en medio de las tinieblas.
 
Autor : Berserkwolf 
 
Leer más

16 de diciembre de 2011

el comentario 4 comentarios

Duerme, Séfer


Duerme, Séfer
¿Temes la oscuridad?
¿O acaso algun ser del Reino Animal?
¿Tienes miedo a la soledad?

No hay razón para temer.
Abre tus ojos,
Yo estoy contigo.

Escucha atenta mi voz
hablando a tu oido.
Siente mi mano
tomando la tuya

No hay razón para temer.
Abre tus ojos,
Yo estoy contigo.

Mientras estés a mi lado
no existe peligro.

Autor : Ana R. Giménez
Leer más

15 de diciembre de 2011

el comentario 1 comentario

Proceso

 
Mi razón se nubla mientras mis sentidos evolucionan, son mis labios quienes dejan escapar ideas al mismo ritmo que mi corazón las produce, los oídos son los primeros peones que tienen la misión de seleccionar las mas interesantes, para que mis manos las dibujen en un lienzo improvisado, luego con ese agudo olfato que se despierta solo en mi soledad, salgo de caza, buscando únicamente esas de mejor aroma, solo las de mas exquisita fragancia comienzan el proceso de pulimiento, un ciclo repetitivo en el cual son dichas una y otra vez, para que el viento generado por mi boca sea el encargado de lijarlas, hasta poder sentir que este mármol no tiene asperezas y que su brillo es el adecuado, pero lo mas importante, es que sea dulce al tacto de unas toscas manos pero rustico para las mas delicadas. Por fin mis ojos leen lo escrito y mi corazón sonríe por lo obtenido; así como quien retira su rostro sumergido en las cristalinas aguas de un manantial, yo lentamente saco el mío de una piscina de ideas, miro alrededor sintiendo la presión de unos extraños seres que con sus miradas me atacan pues ante ellos solo hay una persona hablando sola, lentamente tomo aire e igualmente lo expulso, sintiendo la calma que Dios me otorga al saber que soy un loco, que esta utilizando su talento mas grande, siento como el viento me abraza, me felicita por haber empezado a despertar la capacidad de sumergirme en el hermoso mar de mi imaginación, sin importar el bullicio de mi alrededor, esa hermosa cualidad de zambullirme en un río de letras solo con aclarar mi mente, soy consiente que es un bebe recién nacido que debo cuidarle y educarle, ese es el nuevo sendero por el cual transitaran todas mis ideas, con la calma obtenida en este proceso termino por hoy pero me comprometo con el mañana a explotar un talento y una cualidad que poco a poco me demuestran mas su valor.
 
Autor : Alejandro Londoño


Leer más

11 de diciembre de 2011

el comentario 10 comentarios

¿Danzas conmigo?



¿Danzas conmigo?,
danza, aunque parezca 
que tu vida y la mia
nos traen tristezas.

DANZA
Aunque creas que los 
caminos,tan solo llevan
negrura, angustia o
desatinos

DANZA.
Porqué al danzar,
todo lo bello del
Universo a tí vendrá,
y al tenerlo, tu
vida y la mia
serán ya cielo,
y llegará aquél
bendito dia en que
al danzar, bailaremos por
siempre, llenos de dulce
luz y tierna paaz.

¿DANZAS CONMIGO?.

Autor : Julia Orozco.


Leer más

10 de diciembre de 2011

el comentario 6 comentarios

Fue en Madrid


Al principio fue un juego:
llamábamos a la casa piso franco,
a la biblioteca almacén de armas,
salir a fumar hacer la ronda.

Luego nos convertimos en un comando:
el coche, infraestructura de transporte,
la limpieza semanal en zafarancho de combate.

Convertimos los actos sencillos
en categorí­as trascendentes
de resonancia militar.

Un dí­a te marchaste a por provisiones
y nunca mas regresaste.
Hice acopio de armas y pertrechos
y desde entonces
no he dejado de disparar.

Autor :  Volianihil
Leer más

9 de diciembre de 2011

el comentario 6 comentarios

Halos


La luna llena bailaba en el firmamento, esa noche estaba especialmente bella, en el centro de un halo de luz que le daba una apariencia sobrenatural y mágica. Ella no entendía de cristales helados en las nubes, ni fenómenos atmosféricos que eran los que provocaban ese espectáculo tan sublime, ella prefería creer que era un regalo del destino para sellar una velada, donde hasta el universo había conspirado para que fuese perfecta.
 
Autor : Evaglauca
Leer más

6 de diciembre de 2011

el comentario 9 comentarios

7 vidas.





Tostadas con mermelada.
Agridulce, claro.
Sin dejar de observarla en la penumbra. En la primera sombra de la mañana.
Agazapado como un gato esperando a su presa.
El reloj daba las 6.
Y las ojeras desenvainaban una noche de placer inconcebible.

Sentía su mirada clavada en el culo. Dibujando su figura con pincel afrodisíaco.
Jugaba a ser ratón, entre las zarpas de sus ojos.
De espaldas, desnuda de pensamientos.
Saboreando el último vaivén de su cadera enrroscada alrededor de su cuerpo.
Siendo consciente del fín.

- ¿Cuando volverás?-
- Nunca. Quien se va, nunca vuelve aunque lo haga.-
- Algún día tendrás que hacerlo.-
- No. Puesto que si vuelvo, ni tus manos estrujaran mi cuerpo entre tus brazos, ni mi piel será como la nácar. Habrán crecido pasas en tu torso, habrán brotado manchas en el mio. Nunca volveré. Pero es que tú tampoco.
- Iré a buscarte-
- No prometas algo que nunca cumplirás-
- Iré a buscarte. Iré a buscar tu piel de nácar maquillada de recuerdos-

Y se fue como ratón en busca de otra madriguera.
Sabiendo, fehacientemente, que todos los gatos tienen 7 vidas.


Autor: Alice

Leer más

5 de diciembre de 2011

el comentario 9 comentarios

Benidorm.



Hace unos días, en un arcón del trastero de casa, mi madre redescubrió unos negativos arrinconados por el inexorable paso del tiempo. Se los entregó a mi hermana y su marido, disponen de un buen escáner.
Ayer los visitamos, nos sirvieron un refresco, y emocionados asistimos a unos resultados inesperados. Allí estaba yo, con apenas cuatro o cinco años, junto a mi hermano mayor fallecido, con la boquita abierta de par en par, haciendo gala de una sonrisa beatífica – tan natural en los niños – que jamás he sido capaz de volver a reproducir.
Nos encontrábamos en la playa de un Benidorm de ensueño; mi madre, junto a nosotros, era la mujer más feliz y hermosa del mundo, mientras que mi padre, fallecido el mes de junio pasado, volvía a ser joven y a encontrarse pletórico de facultades; y luego, mis hermanos menores, a quienes apenas dediqué tiempo en mi infancia...
Debo reconocerlo, me puse melancólico, deseé volver a ser niño y recuperar mi inocencia perdida. Y si pudiera, lo haría. ¿Por qué no? Volvería a esos años antiguos que una vez fueron modernos, respiraría el aire cálido y puro de un Benidorm inmaculado. Prolongaría mi infancia y disfrutaría de ella como un ser auténticamente limpio; sin prejuicios, sin ideales podridos, odios, muertes y corrupciones. Me encuadraría en aquella fotografía en la que detrás de mí una playa espléndida y desierta luce y se abre a mis brazos. Volvería a vivir sin apreturas en una naturaleza donde los seres humanos todavía no éramos plaga, pero sobre todo, recuperaría a mi familia y dejaría de existir, aunque solo fuera un instante, sin sensaciones nefastas.
De modo que me hice a la idea. Seguía con ellos. Estaban ahí, con la pala entre sus manitas, mirándome sonrientes, sin dejar de ser niños. Ignorando las guerras de los mayores, sus peleas, ambiciones y envidias. Di unos torpes pasitos, caí de bruces, y volví a sentir el sabor de la tierra – mi Tierra – dentro de mi boca, como no lo recordaba desde que fui aquel niño de sonrisa fácil y espontánea...

José Fernández del Vallado. Josef. Diciembre 2011.




Leer más

2 de diciembre de 2011

el comentario 16 comentarios

desde el respeto y la zamba



Tuvo un amor argentino, que es como decir que tuvo seis amores a la vez.

Gladiador del lenguaje, sabedor de casi todo, oportuno y preciso en sus citas robadas, bravo y tajante en la defensa de su propio yo, no admitía una critica ni bajo tortura, pero era fuerte, masculino, y la hizo feliz durante un tiempo.

Solía escribirle poemas, esperando el elogio. Le preparaba el mate cimarrón, y le dio a probar la carbonada , el asado , el chori y el dulce de leche,-!comé flaca, comé!-

Puso aroma en sus sabanas y le enseñó otra cara del amor. El amor que brota por si mismo. El instante prolongado de la seducción. Le mostró la senda de la pasajera, vacilante, y frágil satisfacción.

Como terminan las tormentas, así terminó aquel aguacero de sensaciones. Salió el sol, iluminó otros matices, y ella advirtió que había sido un sorprendente viaje, pero que su destino se bifurcaba en la oscuridad de la incomprensión, y que si hoy no había amanecido, era poco probable que amaneciera un mañana.

Se marchó sin pena, y le dejo la gloria como última caricia. El todavía la guarda, sin usarla, en un lugar privilegiado.


Entre sus agallas.



Leer más