10 de abril de 2012

el comentario 2 comentarios

Brindemos por la cándida adolescencia



No comprendo las ganas terribles de gritar que tengo,

ni mis reacciones, ni mi rostro, ni mi mirada.

No comprendo la muchedumbre, irritada en un minuto.

No comprendo la belleza de ese cuerpo, no comprendo mi recuerdo.

No comprendo un día sin lluvia, ni el semen derrochado.

No comprendo las malas caras, ni los gritos, ni las angustias.

No comprendo mi borrador, hoy extrañamente difuminado.

No comprendo este azul que me rodea, ni este lazo que me quité, cuando te has ido.

No comprendo el por qué de la tristeza, ni el papel, ni la lágrima.

¡Fuera la estética del momento¡

¡Bienvenida seas, vida¡

¡Fuera la gramática de la tinta¡

¡Fuera Ella, fuera¡

No comprendo por qué el odio.

No comprendo por qué el miedo.

Y me aprieto la cabeza y siento agua escapándose entre los dedos.

Y a cualquier sitio que miro, le veo.

No comprendo e l por qué de un silencio tan ruidoso, ni por qué me escapo,

ni por qué corrí, ni por qué bailé, ni por qué lloré, ni por qué reí,

ni por qué abracé, ni por qué canté, ni por qué bebí.

Ni por qué los verbos bailan en mi mente, ni por qué hice y ahora no hago,

ni por qué quiero hacer, quiero hacer, quiero hacer.

No comprendo por qué espero el milagro de la vida,

deseando que llegue como si deseara mi propia existencia.

No comprendo por qué la gente no me comprende.

Ni por qué este río suena. Ni por qué se apagan y se encienden.

Y el viento que acaba de abrir mi ventana me dijo: ¡Vente conmigo¡

Y el río que me mojó me dijo : ¡Vente conmigo¡

No comprendo el azul que me rodea, ni este lazo que me quité, cuando te has ido.

No comprendo por qué estoy aquí, ahora.

No comprendo este final pudoroso que no quiere ser, ni los amagos,

ni las manos, ni el espejo, ni el disco, ni la niebla, ni el cristal.

No comprendo la ingenuidad, ni por qué Pablo no se llama Juan, ni por qué no es un árbol.

No comprendo por qué espero el milagro de la vida,

ni por qué Ella me acaba de preguntar: ¿ te ha dado por la poesía o qué?

Ni el azul que me rodea, ni este lazo que me quité, cuando te has ido.

Ni por qué se me ha terminado el tabaco.

Y sobre todo no comprendo las palabras que vengan y declaren ideas malignas sobre el futuro.

Porque no creo en el futuro.

Creo en la ilusión, creo en el amor, creo en el presente, constantemente siempre,

Que ahora mismo, en este instante, no comprendo.

Y porque no comprendo por qué somos una familia de románticos,

no comprendo por qué esta lágrima.



Autor : Jonhan

31-XII-78 
No cuenta aún con dirección de blog

2 comentarios:

  1. Estimado Jonhan, con mucho placer le damos la bienvenida a nuestro Colectivo imaginario y Club de Autores NSE. Esperamos logre sentirse a gusto entre nosotros y encuentre en nuestra página una herramienta útil para compartir sus trabajos. Bienvenido

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida, vida.
    Bien por estos versos.

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd