7 de abril de 2012

el comentario 7 comentarios

Llegar, cambiar, marchar


Llegaste a mi vida cambiándolo todo. Eficaz. Llegar, cambiar, marchar. Me pusiste patas arriba. Sin darte cuenta, probablemente.
Antes, solía disfrutar los días de lluvia, el olor a renacer, a tierra mojada, disfrutarla desde la ventana, observar embelesada los surcos invisibles de las gotas deslizándose, a la gente atrapada en una pecera gigante. Después, me hiciste añorar los días de sol. Los paseos luminosos, caldeados, me hiciste anhelar un sol que me invitaba a llegar al fin del mundo, que me transmitía la libertad de un mundo inmenso, sin límites.
Cambiaste mi actitud de espectadora poco activa, juiciosa, prudente y, porque no decirlo, algo hipócrita (porque de hipócritas es quejarse sin hacer nada para cambiar las cosas) por una actitud desafiante, activa, revolucionaria en parte.
Acabaste con mi deseo de vivir en un mundo ligero, liviano, aislado y transcendente que había creado para bajarme a la realidad dolorosa, en la que Eros siempre iba de la mano de Hades.
Lo hiciste. Tú. Sin ayuda de nadie. Me despojaste de mi misma, creaste otra para darte cuenta de que no te gustaba especialmente. De que preferías seguir con tu peregrinar errante y, ah, tan hermoso, por el mundo. En busca de alguien más. De alguien que lograra mantener la sonrisa huidiza en tu rostro. De alguien que se atreviera a abrazarte tanto como lo necesitabas y no menos. De alguien que no arrastrase el miedo a sus espaldas, porque tu propio miedo ya pesaba suficiente.
Y yo sé que no servía, porque en las relaciones tiendo a someterme, dejándome dominar sin problemas, alegremente. Y tú necesitabas un ser Grande, Fuerte de espíritu y no solo de mente. Y sé que tenías que marcharte, que no pasa nada. Que debo buscar a mi gran hombre dominante y olvidarme. Pero hay algo que no me lo permite, que me retiene. Quizás tus ojos marrones. El recuerdo de un recuerdo. Los momentos construidos en previsión de un fin ineludible, que yo intuía siempre, acechante. Hay algo que no me lo permite.
Quizás mi amor al sol y mi incapacidad para refugiarme en un mundo transparente, aislado, liviano y transcendente.
 
Autor : Catherine
 

7 comentarios:

  1. Estimada Catherine, con mucho placer le damos la bienvenida a nuestro Colectivo imaginario y Club de Autores NSE. Esperamos logre sentirse a gusto entre nosotros y encuentre en nuestra página una herramienta útil para compartir sus trabajos y al mismo tiempo promocionar su blog. El mismo ya ha sido ingresados en nuestro directorio de blogs literarios NSE http://directorionse.blogspot.com/ y un enlace ha sido incluido en la faviconera al pie de ésta página. Adicionalmente al final de cada una de sus entradas podrá incluir la tecla "Ir al blog del autor" como puede ver en ésta, su primer entrada. Finalmente, la imagen de su sitio ha sido incluida en el Slider al pie de página, mientras que se le ha enviado una autorización para publicar en forma autónoma. En reciprocidad solo le solicitamos tenga a bien colocar una insignia de NSE en su blog personal y así permitirnos difundir nuestro sitio un poco más. Esperamos se sienta a gusto entre nosotros. Bienvenida.

    ResponderEliminar
  2. hola que tal!
    despues de unos meses he vuelto..
    un fuerte abrazo..!

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho el final.
    Bienvenida a NSE!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias! Llevaba tiempo siguiéndoos y al fin me he decidido a participar. Y seguro que ha sido una buena decisión. Gracias por esta oportunidad de darme a conocer, es una iniciativa muy buena.
    Luciano, siempre se agradece un elogio :)

    ResponderEliminar
  5. Carta de amor y despedidas. Soliloquios que desnudan el alma y exponen las propias críticas. Catarsis de letras que lastiman.
    Muy buen texto, felicitaciones y bienvenida.

    ResponderEliminar
  6. Tu comentario engrandece mi relato, aunque no sé si lo merece...
    Me ha gustado lo de "desnudan el alma y exponen las propias críticas", a veces, demasiado.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno Catherine, de adentro y bien escrito. O. Barales

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd