20 de mayo de 2012

el comentario 7 comentarios

Peces



La Niña amaba mirar a sus peces. Pasaba horas embelesada, mirando como los tres se movían en círculos, ignorantes de la estrechez de su mundo. Le encantaba. La relajaban de una forma profunda y completa. Los peces siempre la acompañaban. Olvido es blanca, casi siempre pequeña, Sol es naranja, el más anodino, el menos brillante y Mundo... Mundo cambia de color, si puede, es azul, pero es difícil encontrar un pez azul de agua fría, así que también podía ser negro y, cuando no queda otra opción, amarillo.

La Niña no era tonta. Lo que amaba no eran los peces en sí. Por eso no sufría cuando uno moría y había que reemplazarlo, era la Ley de la Naturaleza. Lo que le gustaba era el micro mundo sencillo, estúpido de alguna forma, colorido. Olvido, Mundo y Sol la acompañaron en una adolescencia bastante común; en su cambio de piso; la acompañaron en su primera relación de pareja; en su segundo cambio de piso; en su segundo novio formal; incluso en una relación intensa de solo un mes y que la llenó como nunca antes nada lo había hecho.

La acompañaron siempre. Y la Niña que ya no era Niña, sino Mujer, cada vez estaba más segura de que su pecera era la más perfecta metáfora del ser humano. Todos vivían en un espacio pequeño, que no lo era menos por estar rodeado de cristal transparente que permitía mirar el exterior.

 Y era pequeño físicamente, el camino en círculos de casa al trabajo que para casi todos los seres humanos era su vida; con alguna escapada al cine: al fondo de la pecera, y alguna otra al Exterior: a otro país; al fregadero, mientras alguien limpiaba el microespacio al que estaban limitados.

Pero también mentalmente, pensamientos casi siempre rodeados de una pecera transparente que permite ver más allá, que permite atisbar otras posibilidades. Otras posibilidades que solo en contadas ocasiones logran traspasar el grueso muro transparente. Porque siempre es difícil hacer efectiva una visión a través de un muro, aunque este sea trasparente.

Una perfecta metáfora, también, porque los humanos, como los peces, olvidan continuamente sus errores anteriores, tanto históricamente como dentro de la propia experiencia. Porque nos obstinamos en recorrer el mismo camino, porque no recordamos que hace solo cinco minutos que le hemos dado la vuelta a la pecera para, al final, chocarnos con el cristal. Repitiendo mil veces un ciclo tan absurdo como infinito.

Y, a veces, iba incluso más allá. A veces pensaba que el hecho de que fueran tres peces era también metafórico. Porque siempre le parecía que Sol y Mundo tenían una relación  especial, que se tocaban entre ellos más a menudo de lo que era necesario. Y la pobre Olvido siempre andaba sola, desparejada... igual que ella misma en ese momento, igual que tantos seres humanos solitarios y desparejados, sufriendo la injusticia de ser, siempre, dolorosamente impares.


7 comentarios:

  1. Interesante metáfora. A través de este cristal que nos separa desde el ordenador, le envío mis felicitaciones multiplicadas por tres.

    ResponderEliminar
  2. Profundo y bien escrito.

    Felicidades

    ResponderEliminar
  3. ¡Maravilloso! Un lujo para mi, volver a leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias! Vuestros halagos hacen que parezca menos estúpido reducir a los humanos a unos simples peces olvidadizos...

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado. Me ha entretenido. Me ha provocado para que deje este comentario de agradecimiento.

    Un abrazo

    Mario

    ResponderEliminar
  6. Esta claro que los pecesitos sirven únicamente para cuentos infantiles... Me encanta!

    Besos mentales.

    ResponderEliminar
  7. Metafóricamente real, realistamente brutal. Es la vida, querida, un sinsentido colosal clausurado dentro de su mundillo de cristal imaginario.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd