11 de septiembre de 2012

el comentario 3 comentarios

El hombre

Grabado, Monocopia "Eclipse" por Graciela Alfonso

Un murmullo corría sordo por su silencio, Gustavo Luis, se tocó los ojos y estaban plenos, casi abiertos, contemplando la montaña y el abismo.
_ Soy un hombre se dijo, y su voz gimió como un acorde en el coro de una iglesia, el eco se desbordaba entre su orgullo, era un hombre, sí, era un hombre, acaso ¿alguien dudaba de su arrogancia o de su valentía?.
Era el hombre que logró llegar al espacio, el hombre que por vez primera voló como un satélite-pájaro-quimera, hacia los infinitos confines de Dios.
El hombre que durmió en un oxígeno cubierto interestelar, el hombre sin ley de gravedad, tan lejano de Newton y la manzana.
Pero ahora, al borde del pico más alto del Himalaya, el hombre con su traje espacial, hacía extrañas piruetas; su corazón se frenaba en el mecanismo congelado de la computadora y de repente se encendía resolviendo cálculos logarítmicos y razonamientos lógicos.
Gustavo Luis, resistió cuatro días, comiendo nieve y controlando el mecanismo de su traje de astronauta.
Hasta que llegó el momento del despegue, la nave estaba preparada, había acondicionado la radio extraterrestre, para enterarse de las últimas guerras interplanetarias. Era un hombre precavido, he aquí la clave de su éxito y progreso.
Comió el último copo de nieve de la cumbre, se colocó el casco y contempló como un desconocido el paisaje desértico, se acercaba el instante de partir, debía dejar de lado los sentimentalismos; dentro de la nave, se preparaba para el despegue, fue cuando escuchó voces desesperadas que lo llamaban, muy fuertes debían ser, porque  ni el bramido furioso de la nave y el gélido viento del Himalaya lograba entorpecer su sueño.
Gustavo Luis giró levemente la cabeza y sintió las fantasmagóricas voces, pero igualmente despegó, ya no se oían, estaba muy lejos, había atravesado la barrera del sonido y del tiempo, de ahora en más su tiempo sería infinito y atemporal.
En la pirámide de Keops, un hombre se había arrojado con alas delta, nadie se explica como logró subir, lo vieron por casualidad dos hombres del rescate aéreo, pero no llegaron a tiempo, el hombre yacía boca abajo, su lengua estaba cubierta por la arena llameante de Egipto y su cuerpo extrañamente curvado en posición frontal, como una reproducción de los jeroglíficos de las mastabas.

Autor: Graciela Marta Alfonso


3 comentarios:

  1. Estimada Graciela, con mucho placer le damos la bienvenida a nuestro Colectivo imaginario y Club de Autores NSE. Esperamos logre sentirse a gusto entre nosotros y encuentre en nuestra página una herramienta útil para compartir sus trabajos y al mismo tiempo promocionar su blog. El mismo ya ha sido ingresados en nuestro directorio de blogs literarios NSE http://directorionse.blogspot.com/ y un enlace ha sido incluido en la faviconera al pie de ésta página. Adicionalmente al final de cada una de sus entradas podrá incluir la tecla "Ir al blog del autor" como puede ver en ésta, su primer entrada. Finalmente, la imagen de su sitio ha sido incluida en el Slider al pie de página, mientras que se le ha enviado una autorización para publicar en forma autónoma. Le agradecemos que haya incluido nuestra insignia en su blog personal y así permitirnos difundir nuestro sitio un poco más. Esperamos se sienta a gusto entre nosotros. Bienvenida una vez más

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd