21 de octubre de 2012

el comentario 2 comentarios

A Satisfacción




A Satisfacción

Puedo sentir el sol del amanecer que baja lento y se vuelca sobre mí Es otro cuerpo que me rodea toma mi forma y soy yo Sé cuándo se esconde y tiende una sombra Cuándo abruma de calor la arena que transito porque el aire me quema suavemente en un instante y en otro extingue un aliento leve y frío Solo así puedo ver las formas que se revelan al tacto La mañana que se aparta frente a mí o escuchar el agua que se me ocurre oscura y pulsante asediando la playa sobre la pleamar Voy andando y sin saber por qué sueño otra mañana Otros médanos interminables Tal vez una cabalgata hacia una contienda ajena Otra Diferente a ésta Bajo un sol definitivo lejos del tacto oscuro del mar Lejos de esta placidez de arena blanca y tibia Del agua suave y apenas rumorosa Ojos que no ven por mí se detienen Se alargan hacia los brazos y se encierran en un círculo acechante Es una danza lenta y silenciosa Sin más arrullo que una brisa que me cubre Etérea Enfría el vapor que exhalo Entonces el sol se vuelve sombra helada y aquello que brilla más que el reflejo enrojecido del amanecer es el ondulado acometer de un puñal La fina silueta de acero silicio níquel cortando corpúsculos El caprichoso veteado talando fibras nerviosas El rayo azul hiende cuerpos sensoriales que se agrupan y sostienen Siento parte de la dura piel de la palma de una mano tajearse apretando la hoja del cuchillo Lo aparta del costado apuñalado del cuerpo que danza todavía Veo el ardiente filo desangrando seis millones de células Envío miríadas de señales que se cruzan en los centímetros cuadrados de piel que ya se arrodillan Trabajan para cerrar la herida sobre el acero que cortó también al salir Conecto la vías sensitivas desde las orillas abiertas Doy parte urgente de cuantos cuerpos sensoriales han muerto Cuantos metros de fibras nerviosas han sido seccionadas Cuanta sangre linfa agua fluye de los vasos mutilados Envío avisos y el cerebro ayuda levantando el cuerpo que siento caminar unos pasos Ahora la mano también herida baja y presiona la piel ahogando apenas la hemorragia que nos debilita La otra ha dejado caer el propio acero y trabaja apoyando la palma sobre la arena Sosteniendo El tiempo empieza a correr despacio A latir sobre las sienes Ya no hay temor al cuchillo que se aparta y espera desde el otro borde del círculo Recibo señales de los ojos incrédulos muy abiertos que enfocan el tajo vertical Se alzan y calculan el largo trecho que los separa de una mano limpia que se acerca a sostenernos la cabeza Sangro en el alucinado devenir silencioso de las órdenes que electrocutan neuronas y fibras Sueño un acero damasquino Un puñal corvo y una larga túnica blanca enrojecida Desangro y sueño aquellas otras arenas Sueño el desierto y la sed infinita mientras voy hacia el interior A la profundidad oscura y helada de la herida


Osvaldo Barales



2 comentarios:

  1. Osvaldo, me pareció muy profunda y original tu obra, reemplazaste el punto por letras mayúsculas, llevan al lector a un clima extraño donde las pausas tenemos que ponerlas para llegar al desenlace y el final sin el punto llevan a una historia sin fin...

    ResponderEliminar
  2. Hola Graciela, muchas gracias por el comentario. Osvaldo Barales

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd