31 de octubre de 2012

el comentario 4 comentarios

Tan lleno de vida...


Se había despertado a las 9, sabía que era la oportunidad de cumplir de nuevo uno de sus sueños y no podía desperdiciar la mañana durmiendo. Se había duchado, había desayunado aquellas tostadas con mermelada que tantos recuerdos le originaban en la mente y había comenzado la tarea más difícil de aquella mañana: elegir la ropa que ponerse; una cosa estaba clara, la corbata sería aquella morada con  con esas leves rayas grises que tenía la intuición de que tanto agradaba, y el calzado serían aquellos mocasines que tanto reservaba para las grandes ocasiones. Finalmente eligió el traje con un color tan negro como la noche pero con un dueño tan lleno de vida como un amanecer.

Y sin darse cuenta ya era la hora de comer, se sentía como un niño el primer día de colegio, tenía la sensación de que a pesar de sus ochenta y siete años tenía la juventud de un adolescente.
Tras comer puso música en el salón y de nuevo danzó por toda la sala, saltó por el sofá, agarró la fregona y cantó como si le fuera la vida en ello y siguió con aquello hasta que se sintió un poco agotado. Estaba feliz, pero tenía que reservar fuerzas para aquella noche y ya era hora de acabar con los preparativos.

Una vez engalanado caminó durante media hora hasta que llegó a la calle que estaba buscando; allí compro todo lo que necesitaba: un montón de velas, una bolsa llena de caramelos y un montón de comida para la cena.
Cuando por fin llegó a su casa, eran las ocho de la tarde, se aseguró de dejar todas las ventanas abiertas y llenó todo de velas, hasta la puerta de su casa preparó un camino lleno de caramelos, y tras acabar de decorar cocinó la cena, puso sobre la mesa dos copas de champán y unas rosas gobernando el centro de aquella mágica noche. El resto de la gente le habría tomado como un loco si no fuera porque era la noche de  Todos los Santos, y las familias estaban muy preocupadas de disfrazar a sus niños y llenarles las calabazas de plástico de caramelos.

Antes de sentarse a esperar, colocó su disco preferido de vinilo en el gramófono, eran casi las once, intento que no le venciera el sueño, pero la vejez era tan natural como la caída de las hojas en otoño, y para cuando se quiso dar cuenta una voz le despertó:

- Vida mía despierta, tenía tantas ganas de verte... que dulce sorpresa... la casa esta preciosa ha sido muy fácil encontrar de nuevo mi hogar.

Cuando abrió los ojos, allí estaba, tan preciosa como siempre, con aquellas preciosas arrugas que tanta alegría daban a su cara.
Pasaron una noche inolvidable, hablaron, bailaron, se miraron y se intentaron besar, aunque ambos tenían la terrible sensación de querer que nunca acabara la noche, querían huir del sol y del tiempo, y aunque la despedida sería agridulce sabían que la eternidad les uniría para siempre.

- Cariño estás tan guapa como siempre, no sabes la de tiempo que me faltas la de besos que nos quedan y la de besos que nos han robado.

Dijo él mientras una lágrima de felicidad caía por su mejilla, la amaba tanto que hubiera dado todo por tenerla unos minutos más.


- Sabes que somos un todo y que al final de nuestra historia nos sobraran minutos para amarnos. Me haces sentir tan llena de vida por dentro... Te amo.

Era irónico pero cierto, a su lado ella recobraba los latidos y antes de irse ella puso su mano en el pecho y aunque resultaba imposible él pudo oír un corazón.

Cuando ella marcho, él salió de casa y paseo durante una hora con un ramo de flores bajo el brazo, cuando llegó al cementerio, busco el nombre de su amada, puso el ramo de rosas encima de la lápida con su nombre y dejó una caja llena de sobres que sabía que ella leería y en la caja una inscripción:

Te llevo siempre en mi mente y corazón. Has sido, eres y serás la pieza fundamental del puzzle de mi vida.

En la caja estaban las trescientos sesenta y cinco cartas que escribió para ella todos los días del año. Se limpió las lágrimas y se marcho a casa, mientras el resto de niños corrían disfrazados sin saber que ha su lado un corazón lloraba la distancia de la muerte.

En la lejanía se podía ver la silueta de una anciana recogiendo una caja en medio del cementerio, y justo en ese momento un destello de luz apareció a su lado, ella camino despacio, se dio la vuelta buscando algo, y puso su mano en el corazón. Tras sus  cuerpo muerto se podía ver un brillo lleno de vida y de amor, a continuación el destello de luz la absorbió como un fantasma.


Autor: Atenea


4 comentarios:

  1. Bellísimo tu relato! Un lujo leerte!.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso relato, con un comienzo muy logrado.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  3. Ufff que crudo! Lindo, atrapante relato, me gustó!
    Un saludo Palas :)

    ResponderEliminar
  4. Exceso acertadísimo de adjetivos y descripciones.
    Y, como no, la belleza de la dureza... o crudeza...

    Un saludo

    Mario

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd