15 de diciembre de 2012

el comentario 1 comentario

Arma de instrucción masiva


“Tu oportunidad para llevar libros gratis para los niños”, grita el hombre desde una esquina. A sus espaldas un tanque de guerra funciona como biblioteca rodante. Se trata de Raúl Lemesoff, un escultor de Paraná, Entre Ríos. Su obra, el Arma de Instrucción Masiva (Adim), es el vehículo con el que viaja por las calles de Buenos Aires regalando libros y aceptando donaciones de libros en su recorrido. Y sobre todo, es una intervención callejera para combatir la destrucción cotidiana con instrucción.

El arma intimida a la gente que queda boquiabierta frente a la excentricidad de la iniciativa. Lemesoff invita a tomar un libro. La sorpresa allí se hace doble: los transeúntes no pueden creer que les estén regalando algo. “Muchos piensan que soy un loco”, se ríe. Pero espera un intercambio: “Si el arma se cruza en tu camino no dudes en elegir un libro, llevártelo y comprometerte a donar otros”, propone.

La idea comenzó de casualidad, de la mano de un papelero. “Una editorial sacó muchos ejemplares de circulación -quizás porque hizo una nueva edición- y los llevó a una papelera para que los destruya y así evitar una reventa de esos libros. De este modo empezó la construcción de la parte física del arma”, recuerda Lemesoff.
Un Ford Falcon modelo ‘79, que perteneció a las Fuerzas Armadas Argentinas, fue transformado en este vehículo que se propone como una ruptura frente al paisaje cotidiano. De a poco, un auto ligado simbólicamente a la violencia y la ignorancia se convirtió en el arma para protestar ante una realidad que puede ser cambiada. Y quizás sea éste el motor del Adim: “Me gustaría que la gente tome conciencia de que tiene que haber un cambio en lo que es la humanidad. Regalar libros y adaptar tu entorno para que regale libros es un cambio radical y, a la vez, difícil de lograr. Llevarte libros y nunca devolverlos es falta de conciencia”, explica Lemesoff.

Como Robin Hood, pero en tanque de guerra
Según cuenta su mentor, “uno de los objetivos del arma es llevar los libros a donde ellos escasamente llegan. Por eso transito por villas miserias, escuelas carenciadas, casas rurales, pueblos fantasmas, bares y barrios de escaso nivel adquisitivo. Y cuando ando por barrios de ricos, trato de llenar el arma de libros para después repartirlos en las villas, donde son valorados”.
Sin embargo, como todo proyecto basado en la autogestión, la escasez de recursos se convierte en una traba. “El Adim no transita lo que debería porque nos falta combustible”, reconoce Lemesoff al tiempo que no pierde las esperanzas: “Las donaciones de libros son pocas, pero significativas. La editorial El Corregidor, por ejemplo, nos regaló ejemplares fallados que no se podían vender”. Además, por medio del canal Encuentro recibieron unos 700 libros del “Plan de Lectura” del Ministerio de Educación.


1 comentario:

  1. Buenas tardes ¡Ola! Pase a desearte una feliz noche

    Siento no haber entrado ante pero después del fallecimiento de mi madre la verdad no es que tenia gana de nada


    “El deseo de todos es que esta navidad la humanidad tenga un momento de paz y que el año nuevo sea un año en que todos podamos ser felices, pasen una feliz navidad y un prospero año nuevo”
    Un abrazo muy fuerte
    Te deseo unas maravillosas fiestas y Feliz Navidad


    http://nsa31.casimages.com/img/2012/12/18/12121811322913295.gif

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd