7 de enero de 2013

el comentario 5 comentarios

En vacaciones...



 
 

Después de devorar la comida se habían amontonado todos los niños alrededor de Pablito. Escuchaban una vez más, entre risas, aquella historia que él repetía encantado de ser el protagonista del día.

A los monitores del campamento de verano donde se encontraban no les gustaban nada las cartas de los familiares a los chicos. Los niños solían ponerse tontos y mimosos con esas cartas en las que los padres decían echarles muchísimo de menos y cuánto los querían, pero esta vez parecía que la carta había producido un efecto diferente.

- ¡Vamos chicos¡. Todos a vuestras tiendas a dormir la siesta, dijo una monitora que quería apuntarse a la juerga.

- Pablito, ¿De qué os reís tanto? ¿Qué te dicen tus padres? ¿Vamos a la tienda y me la enseñas?.

En su tienda de campaña con el interior naranja, los seis niños sumaban casi sesenta años. Aquellas tardes calurosas de verano se encerraban a imaginar historias secretas sin darse cuenta del aroma que rezumaba de la lona, pero con una intrusa monitora del tamaño de un camión, ya no les parecía muy apropiado bajar la cremallera. Pablito, algo tímido, alargó su brazo con la carta en la mano a la monitora. Un sobre arrugado pero con la carta perfectamente doblada en su interior como un tesoro bien guardado, animándola sin palabras a convertirse en la lectora esta vez. Y ella empezó a leer rodeada de seis sonrisitas silenciosas.

Hola Pablo ¿te lo estás pasando bien? (- Siiii, dijeron todos a coro)

Estamos haciendo camping como tú y como te echábamos mucho de menos hemos decidido hacerte una visita. Ahora que pienso (jajaja) puede que lleguemos antes que esta carta, pero de todas formas te la mando para que la recibas cuando nos vayamos.

Estamos descansando en un camping de la Coruña muy moderno y ecológico. Aunque tiene algunas cosas contradictorias como las duchas sin puertas, ni cortinas, ni nada. Tiene placas solares en el techo para calentar el agua y son muy bonitas. Nos daba un poco de vergüenza meternos allí sin ropa pero, ¡nos hacía mucha falta¡. Laura ha sido la primera, mientras yo hacía guardia policial. Se plantó desnudita y muy digna pero al abrir el grifo no salía agua. Miraba ensimismada la alcachofa pensando que no sirve de nada la modernidad si hace que las cosas no funcionen bien.


A mí me parecía que, o Laura era más alta o la ducha estaba muy baja, porque la tenía muy cerca de la cabeza; aunque seguía sin salir ni gota a pesar de tener la llave abierta del todo. De repente empezó a salir el agua a lo bestia y se puso a gritar enloquecida: "¡Ay¡ ¡Aaaay¡ ¡Que no veo¡ ¡ Nooo¡ ¡Que no veo¡" .

Yo no entendía qué le pasaba, acaso el agua estaba muy fría o quizás se quemaba. Mientras gritaba y gritaba que no veía, me acerqué asustada para ayudarla y entonces vi su terrorífica cara: la fuerza del agua había doblado sus párpados. Parecía una fantasma mojada y fea, ¿te la imaginas?.

Todavía me estoy riendo, ¡qué pena no haber tenido cerca la cámara¡.

Bueno Pablo, mañana nos vemos.




Te queremos mucho las dos.

Pd: (Por cierto ¿te he dicho que en las duchas había unas ventanas enmarcadas en madera de color verde fosforito, pero sin ventanas? Eran como verdes agujeros a un infinito camping lleno de personas.)

Desde luego que el efecto de esta carta había sido muy diferente para los niños que no dejaban de reírse entre divertidos y nerviosos pensando en párpados y desnudos. La monitora con gran curiosidad preguntó: -Pablito, entonces... ¿tus padres son dos chicas?

- ¡Qué va¡, exclamó tan tranquilo y orgulloso, - son mi madre y mi tía que siempre están juntas.


5 comentarios:

  1. Muy bueno !! Y en su blog me gustó aún más ;)

    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Hola querido amigo genial lo que has escrito.
    Besos inmensos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jonhan! Un cuento muy tierno.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. OPin, recordé que están Ustedes en verano. :(

    Julia, gracias como siempre y un beso.

    Pilar, siempre que hay niños en las historias éstas se vuelven más tiernas, ¡bienvenida¡

    ResponderEliminar
  5. Excelente Jonhan..., con tanta gente en esa carpa y yo que estaba por preguntar lo mismo que la monitora. Osvaldo Barales

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd