20 de mayo de 2013

el comentario 6 comentarios

El Ruiseñor.


Aquél ruiseñor cantaba en la cumbre,
lo hacía con ese sonido que tiene tan dulce,
y cantaba y cantaba y no se cansaba
de entregar su canto a la cumbre alta.
Nada esperaba, ni aplausos, ni besos,
ni siquiera un gracias.
Tan solo cantaba por dar con amor,
ese dulce don que le fue entregado 
cuándo se creo.


Y llegó hasta el Cielo ese dulce trino,
y fue escuchado con mimo Divino,
y aquél dulce canto de ese ruiseñor...
¡me cuentan que alegra con ternura
inmensa....
¡la calma de Dios ¡.
            
Julia Orozco.

6 comentarios:

  1. Me encanta que sus entradas siempre sean tan dulces. No pierda nunca esa magia.
    Yo también tengo debilidad por el canto de los pájaros.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Un bello canto son tus versos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cariños OPIN y gracias por tu ternura al comentarme. Besos mi amigo.

    ResponderEliminar
  4. Jorge gracias por esa ternura en tu comentario. Besos amigo mío .

    ResponderEliminar
  5. Hace poco que te sigo.
    Me elevas el espiritu en horas bajas.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo gracias, tu acabas de darme una alegría al centar algo tan hermoso para mi. Besos y gracias.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd