17 de junio de 2013

el comentario Comentar aquí

Estrés hasta en sueños


 
 
 


Para no marcharme al trabajo sin decirte adiós te busqué por toda la casa. En la cocina tu taza de desayuno seguía templada cuando la coloqué en el fregadero. En el baño olía a tu colonia la toalla que colgué. Miré por la ventana del salón y no te vi. Me enfadé al comprobar que te habías ido sin dejar ni una nota y entonces fui al dormitorio y desmonté nuestra cama. Quería olvidarte cuando me agaché para meter en la lavadora toda la montonera de ropa que cabía entre mis brazos. Te encontré allí, dentro del oscuro tambor de la lavadora ¡tan tierno y pequeñito! Tú me apuntabas con mis braguitas diciéndome: «despierta ¡corazón! te estás equivocando... ¡El surrealismo es otra cosa!
 
 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd