31 de agosto de 2013

el comentario 5 comentarios

¡ Pelota en el Aire !






Salí de Neuquén por el norte,  todavía de noche, hacia Medanito. A primera vista se supone que viajo solo, pero entre el cielo estrellado, la madrugada y la radio encendida apenas pasado el trámite de la estación de servicio, pareciera que somos varios en la camioneta. Al escucharla a esas horas, en la ruta, algo cambia. Es como una ventana que se abre cuando unas voces compañeras entonan “…Dicen que el viento va… dicen que vuelve…”, la noche y el cielo invitan y salimos con el viento buscando al lado sur de la distancia.
Los ojos entrenados no se distraen de la luz que el vehículo aporta a la perspectiva del túnel que recorro, la mente viaja con el viento hasta que el locutor deja caer una noticia al pasar, “...el cortejo con los restos del ex arquero de Boca, Antonio Roma, saldrá de la Bombonera a las...”. La frase abre otra ventana que esta vez, misteriosamente, da a la calle de mi infancia, Sarandí entre Chile y México, Buenos Aires, a pocas cuadras del Congreso. Urbe ardiente de gentes de todas latitudes, donde mi reino, incluyendo la aventura del cruce de la calle Chile, tenía una cuadra y media. Un reino de una sola vereda, la de enfrente solo se acometía de la mano de mi viejo para ir a la peluquería de Manolo, “media americana” y vuelta a casa.
En esos vastos dominios, los domingos a la tarde me sentaba en el umbral de la puerta de calle y mientras mi vieja cada tanto verificaba que mi cuerpo estuviera allí, yo frotaba la lámpara a transistores Spica, solo para que apareciera Bernardino, El Genio, que con su voz iba abriendo sucesivas ventanas y en su alfombra mágica me llevaba en un viaje extraordinario por el césped de la Bombonera. Desde allí podía ver la sorpresa de la hinchada al ver aparecer a uno con un turbante azul y amarillo sobrevolando las tribunas y la cancha. El Genio podía lograr eso y mucho más, como demostrar que el Tano Roma era más alto que el travesaño y que se bancaba dos rivales a la vez, mientras en los hombros le cabía la “12” completa. Sin duda alguna, Rojitas había gambeteado dos veces a toda la defensa de River antes de dársela a Pianetti para que entrara solo con la pelota en el arco vacío. Y la imagen del Pato Fillol, mirando entrar la pelota por el otro palo cuando Boca salió campeón ganándole a los primos, cuando el Chapa Suñé hizo el gol de tiro libre, pateando mientras Fillol acomodaba la barrera, solamente existe en las retinas de los que estábamos mirando el partido desde la alfombra mágica del Genio Bernardino, sobrevolando la cancha de Racing. Luego vinieron otros relatores, cada uno pudo o no abrir sus propias ventanas. Yo sigo escuchando los partidos por la radio, la Spica se transformó en teléfono pero la magia perdura, ya sea en la tribuna o en el comedor de mi casa. Decían en el barrio que alguna vez vino de visita a Buenos Aires un yankee medio rubión, que parece después inventó unos programas de computación y algún juego de palabras en inglés entre puertas y ventanas. Yo no sé si el tipo es bostero, pero para mí que encontró la lámpara y tuvo la fortuna de escuchar al Genio.

Osvaldo Barales

Este texto forma parte de un libro editado gracias a una convocatoria de Radio Calf Universidad de Neuquén, con la consigna, "Prendí la radio y se encendió el aire", que consta de 122 textos enviados por oyentes. 




5 comentarios:

  1. Bostero melancólico me había salido usted. Por suerte tiene algunas hazañas del pasado para recordar ;)

    Lo felicito también por la publicación de la antología.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó muchísimo el relato ,tiene el idioma que mejor conozco , la imaginación que me acompaña desde la inigualable radio , y una pena porque no sabia que Roma se fue a atajar a otro barrio...No soy bostera...soy quemera ..pero los hinchas somos todos iguales...pura pasión...saludito

    ResponderEliminar
  3. Impecable, la magia vuelve, crece en estas lecturas

    ResponderEliminar
  4. Gracias Moderato por el comentario en mi blog! Fue un placer verte y por supuesto entrar aquí y volver a leerte!

    ResponderEliminar
  5. un breve y emotivo viaje en alfombra mágica... qué lindo relato!

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd