12 de septiembre de 2013

el comentario 6 comentarios

La joven del laúd


¡Qué día, por Dios! Yo con mi vestido blanco hasta los pies y el manto azulino, cubriendo mi cabeza. Aquí todo el tiempo. Y el dueño del anticuario decide moverme del escaparate principal para colocarme en un estante lateral.
¡Qué osadía! ¡Tratarme así a mí! A una hermosa joven, esbelta y delicada, abrazando un laúd junto a su pecho. ¿Cómo pudo mudarme de mi sitio por esa escultura de una cortesana con los brazos en jarra?
Hoy las horas no pasarán nunca. Dudo que lo soporte. Y el dueño que habla con todos… que muestra la lámpara veneciana… el jarrón pintado a mano por una dinastía china o la fina terminación de la mesa laqueada. Y yo acá en este estante! ¡No Señora de los dedos regordetes, no me levante! ¡Y encima, mira mi base! Si Señora, soy yo. ¡Colóquese esas gafas!. ¡Tenga en cuenta que soy de cerámica pero mi alma es de por-ce-la-na!
Y ahora me deja en otro lugar, pero aún más desencajada.
¡Por favor! ¡Un alma caritativa que me salve! ¡Necesito unas manos frescas que me acaricien!
El dueño me devuelve al sitio principal, pueda ser que alguien me vea y huya de este abarrotado local. Está pasando una niña que camina con su padre. ¡Qué hermosa se ve tras los cristales! ¿Qué le dice? ¿De qué hablan? ¿Me mira a mí? ¡Que sea yo la elegida de la niña! ¡Que se aproximen, por favor! ¡Si, si, si! Ahora dialogan con el dueño. El amo me sostiene y me pasa a manos de ese hombre. El hombre me muestra de cerca a la niña. ¡Qué ojos de alegría! ¿Qué soy igual a quién? ¿A su mamá cuando era joven? ¿Qué ella tocaba una mandolina mientras yo tengo un laúd? ¡Si, niña, son parecidos! ¡Llévame, te lo suplico!
¡Qué suave son tus manos! ¡Qué tierna tu mirada! Si la niña sonríe es que el padre ha aceptado. Buscan mi caja. Me guardan con extremo cuidado y me voy convertida en su fino regalo.




6 comentarios:

  1. Deseo aclarar que el presente monólogo interior a partir de un objeto, ha sido realizado como técnica de escritura en el Taller Literario de la Escritora Anny Guerrini.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso relato. Muy apropiado para ocupar el número 500 en nuestros post de la segunda era.

    No he querido ocupar este post con una entrada como editor de NSE , así que me alegra que lo haya ocupado un texto como éste.

    Felicidades para usted y para todos los participantes de este colectivo.

    FELICES 500 Posts !!!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso y tierno relato...y felices 500 post NSE...

    ResponderEliminar
  4. Gracias NSE por las palabras de estímulo. No repare en el número de post existentes hasta que me lo hicieron notar. Felicitaciones a los participantes de No Somos Escritores que comparten sus cuentos y poesías. Por las recomendaciones y la sección nos cuentan los maestros. Por último, también gracias, a los que sólo pasan de visita por el sitio, porque sabemos que se van con un fragmento nuestro. Nuevamente Felicitaciones!!!!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades y gracias por ser y estar. Gracias por todo ese trabajo que hace posible que publiquemos.
    Gracias de corazón por todo lo que habéis hecho por mi.
    Felicidades.
    Besos inmensos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Que hermosa se ve la niña tras los cristales!, dice la jóven y que ansiosa está ella. Excelente tu texto Cecilia. Saludos. Osvaldo Barales

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd