19 de noviembre de 2013

el comentario 3 comentarios

¿2013 - 60 + 20 = . . .?

Fuente: elaboración propia.


Más que frío era una humedad asquerosa la que rondaba en aquel lugar. El moho buscaba con desenfreno cualquier trozo de roca que se encontrara descubierto, por más pequeño que este fuera.  El agua chorreaba desagradablemente desde el techo, discontinua, arrítmica. El hedor que desprendía mi carne no debería ser tan inusual dadas las condiciones. La sangre seca se acomodaba por mi cuerpo en lugares estratégicos. Las heridas de lejanas batallas conformaban ahora la esencia pura de aquella tétrica escena. Mi desnudez no era pérdida alguna del honor, no lo era mi desfigurada cara, no lo era mis ensangrentadas manos; no lo era por tanto mi incansable muerte.
Es que mis ojos aún vivían, y aún lo hacía también mi alma, encerrada por siempre en ese cuerpo que poco a poco comenzaba a deteriorarse por lo externo y por lo interno, con la ayuda de las repugnantes larvas de phoridas.
No lejos de allí se lograba escuchar, con o sin atención, el grito espantoso de una mujer violada. Aquella cárcel carente de vida prometía hermosas sonatas de dolor: el de la penetración forzosa, el de la deshonra continua. Ese que transforma a uno de humano a cosa. Ese que elimina la esencia, y nos deja peor que muertos: moribundamente resentidos. Ese que en futuras etapas del dolor, no logrará más que pesadillas y problemas con alcohol.
Mi fascinación es y será el moho. No importaba cuanto me maltrataran; cuantos electrones me recorrieran, cuantos protones me sacudieran, ni cuantos neutrones me desquiciaran. Nada podría quitar de mi vista aquel desagradable moho verdoso.



3 comentarios:

  1. ¡Ay!

    ¡Qué cinematográfico!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. He leído varias veces tu texto y se me estaba complicando el comentario, al margen de lo literario que me parece muy logrado, me espanta en varios aspectos, el principal es la reflexión acerca de los niveles de agresión que hemos sufrido y seguimos sufriendo como sociedad, del cual éste es uno de los más apocalípticos ejemplos y de como reaccionamos ante eso. Saludos

    ResponderEliminar
  3. La frialdad hecha carne... en descomposición además. Brillante personificación.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd