28 de febrero de 2014

el comentario 10 comentarios

"Hicimos todo lo posible"


Esas fueron las monótonas, quedas y vacías palabras que pronunciaron los doctores al salir del quirófano para anunciar tu pérdida. Deberían surtir un efecto consolador en mis adentros, pero creo que solo los reconforta a ellos; les hace pensar que, aunque no funcionara, hicieron suficiente por impedir que visitaras permanentemente el país de los muertos.
Esas cuatro palabras se me han clavado como agujas en la piel hiriéndome sin piedad, y aun así resultan tan vanas, tan incompresibles, tan incompletas que ya no sé si puedo sentir algo después de escucharlas.
Todavía trato de entenderlo. Un mecánico lo dice cuando repara un auto y el dueño adquiere otro, un estudiante lo dice al reprobar un examen de admisión y se prepara para el siguiente, los deportistas lo repiten a menudo cuando pierden un partido o una competencia, pero tienen la oportunidad de ganar la próxima; en esas situaciones la frase es aceptable y hasta tolerable, pero cómo la justifican cuando es así de inminente e irreparable.
Sea lo que sea a lo que se refiera, creo que no deberían utilizarla. Me conduce a preguntarme por qué no hicieron lo imposible para salvarte, me lleva a pensar que hacer lo posible es quedarse a medias, me impide aceptar por completo el hecho de tu inevitable ausencia porque me obliga a abrigar la diminuta esperanza de que si hubiesen dado un paso más allá, si lo hubiésemos dado, aún continuarías viviendo.
¡Cielos! No los estoy culpando, en verdad que no, solo intento encontrar otra frase para el final de nuestro cuento. Pero mientras me aferro con los ojos en blanco al frío metálico de las hostiles sillas de la sala de emergencias del hospital, con los médicos observándome con aprehensión, las enfermeras rodeándome y sosteniéndome para que me calme, rostros que me lanzan sus miradas de lástima; lo único que se repite en mi cabeza son imágenes de los doctores reviviéndote en vano con las manos, luego colocándote una inyección de epinefrina, intentando revivir tu corazón con cargas de electroshock, los cirujanos a esas alturas ya habrían alejádose y soltado los instrumentos. Ellos “haciendo todo lo posible” antes de retirar las manos de tu cuerpo y anunciar la hora del deceso, para luego cruzarse de brazos y dar la espalda porque en un mundo de posibilidades lo imposible no está a su alcance.
Tal vez pueda entender eso, más tarde. Ahora solo veo como caigo inevitablemente en medio de paredes pálidas y marmóreas, mientras las pocas luces que me alumbran se opacan, y aquí y allá hay un torbellino de manchas blancas. Mi mente me habla amargamente en voz baja: -Ojalá lo hubiesen hecho todo, ojalá hubiesen hecho nada; esos son límites que puedo comprender porque no darían lugar a dudas ni esperanzas, ni me lo tomaría como una excusa para disculpar o absolver culpas.
Mientras me quedo en la oscuridad, preferiría que hubiesen dicho: “Nada hay por hacer” o “todo se ha hecho ya”.
Y de verdad que no los culpo, dentro de la negación me resulta inútil sentir algo.
En este vacío mortal mi alma se debate de forma agónica: continuar haciendo lo posible no honrará tu partida, sin embargo, se me escapa de las manos hacer lo imposible incluso para atrasar la mía.

Fritzy Zamor



10 comentarios:

  1. Triste y muy bien redactado. (Hay algunos cambios de último momento para revisar ;) )
    La atención médica y la frase de marras no siempre son posibles y a veces nos debemos conformar con los resultados del albur jugado entre la vida y la muerte.

    Buen trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto. Después de todo, en el juego entre la vida y la muerte los humanos siempre hemos tenido el rol de piezas a la espera de que una mano omnisciente las mueva. ¡Muchísimas gracias, Opin!! (Estaré atenta a los cambios). Saludos ;)

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la historia y conecto con el fondo.
    Me dispersa la forma...

    ResponderEliminar
  4. Escribes muy bonito, y pude entender perfecto a lo que te referías en tu texto.
    Eres bastante buena:)
    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! ¡Muchísimas, Kenya!! Un abrazote ;)

      Eliminar
  5. Tu relato Fritzy me catapultó y reviví algunos momentos similares en los que fui el receptor de esa frase tan cargada de dolor por la perdida inevitable de un ser querido.
    Me sentí conmovido con el escrito.
    Bien hecho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge! ¡Muchísimas gracias! Me reconforta saber que te has identificado con el escrito. Un abrazote!!

      Eliminar
  6. La cruda verdad detras del hicimos todo lo posible, muy bien readctado

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd