19 de marzo de 2014

el comentario 3 comentarios

Frágil y femenino asesinato


Para todas las mujeres, gracias por existir.

Ella asesina su humor una vez al mes. No le hables fuertes ni seas dulce,
si algo no le gusta te va a saltar como cobra maldita de África.
Te va a picar y meter su irónico veneno para que empieces a temblar con ataques de epilepsia y convulsiones hasta que la muerte le guiñe el ojo y te pasen a buscar en una ambulancia.

Tiene el pelo abombado y su mirada, cada minuto que pasa, te cobra el impuesto al dolor más cruel, se siente vulnerable a tu risa, a tu pavo comentario por lo bajo, a tu sonrisa fácil y a tus manos.
Son días olvidadizos de flashes, de joyas, maquillajes hasta de perfumes. Días en que un té puede ser un café y tu mermelada un dulce de leche, lo nublado va a ser tormenta y de seguro va a caer piedra.

En casa el clima esta tenso, no se mueven ni las cortinas, mis chistes son leños para esa salamandra de mujer que arde de malestares por solo hecho de ser mujer.
Aunque ella es lo que siempre soñé, mi hermosa princesa rubia sin príncipe azul se siente la chimoltrufia o la ultima a rescatar del Titanic, por cuatro o cinco días compite con Doña Florinda en la cancha de los amores.

Por mi M en mi DNI, por H en la vida, soy culpable y voy a cumplir condena, masculino o femenino que gran diferencia o mejor dicho que hermosa diferencia ¡.
Todo es tan anormal que es normal escucharla reír y llorar.
No tiene hambre hasta que te ve comer, quiere tu plato pero que le des de comer en la boca. De la alegría a la más polvorita soledad pasando por la Av. llanto hay unos centímetros/segundos de distancia.

Es una mujer que está muy fuera de la línea derecha, en la ruta me mira, habla y llora. Siente que no hay consuelo que pueda cambiar este ánimo de hoy, que la tecla no está en ON, está en OFF. Estamos sin trato sin acuerdo sin contrato y en el trabajo se siente peor.

La verdad de lo que está sucediendo en este melódico garabato del alma muchas veces se me escapa como agua entre manos, es que no me doy cuenta.
Hay días que los cadáveres se asoman por la bolsa negra, no gritan ni silban solo asesinan a las narices prostitutas que sangran a más no poder.
 
Eduardo Olmedo

3 comentarios:

  1. Interesante y con un final que aún sigo analizando.
    Mis luces a veces me abandonan.

    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la fuerza del escrito pero necesito algo más de coherencia, me pierdo un poco.

    ResponderEliminar
  3. En mi humilde opinión el autor trata de explicar lo inexplicable en esa mujer y termina siendo preso de esa confusión que narra

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd