8 de marzo de 2014

el comentario 4 comentarios

La cómica y trágica historia de mi vida

 

Son las dos de la mañana. Mareado por el cigarro y aturdido por el vino barato de aquella boda que celebramos hace dos años, miro mis manos, recorro la botella que ahora medio vacía aguarda que le de el último trago de la noche y el primero de la mañana. Y pensar que hace unos días me avergonzaba ir a comprar una botella... Ahora parece que las presumo cuando voy a la casa.

Mis pensamientos me agotan... No dejo de preguntarme que demonios me pasa. Miro a la derecha. Tomo el cigarro, suplicante.  Cuantos he fumado? Que dirías si me vieras ahora? - "Maldito adicto" estoy seguro que eso pensarías. No me importa; inserto el cigarro en mi boca y la brasa eleva el dulce sabor a muerte hasta mis entrañas... Que bien se siente exhalar tabaco!
Han pasado tres semanas de aquel día. Que trágico... Habíamos hecho tantas cosas. Nueve meses pasaron y quisiera que nunca se hubieran terminado. Éramos felices? -Tomo otra gran bocanada de aire con sabor a quemado... Se impregnará el aroma en los muebles? Que dirás cuando finalmente llegues? "Maldito irresponsable!" Estoy seguro.

Exhalo la nube de muerte, cada vez me hago más bueno en sacarla a un tiempo. Miro el reloj, han pasado tres minutos... Desde aquella noche no puedo dormir antes de las 2:13; parece que aún te veo recostada, mirando al vacío, pensado en la hora en la que finalmente me calle y te deje viajar lejos de nosotros, lejos de la casa, lejos de la cama... Alguna vez soñaste con no ser lo que fuimos?
El cadáver de lo que alguna vez fue cigarro cae en tu lado de la cama. Yo sonrío. La cara que pondrás cuando sepas que no sólo tengo los zapatos en la cama sino que hay cenizas de pecado en el suelo, en la mesa y en la almohada. Mañana limpiare la casa, seguro mañana. Quiero pensar que todo estará bien cuando finalmente te des cuenta de lo que me haces falta.
Tallo mi cara con el dorso de mi mano. Llevo días con el ojo derecho un poco irritado, me molesta cuando el nervio se agita, me hace sentir como un loco, o al menos eso me dijiste cuando te pedí que no hicieras lo que hiciste, cuando te fuiste. No quiero derramar el vino en la cama, si supieras que no te mando el dinero por que me lo gasto en botellas y otros mentados vicios.
Que puedo hacer para reemplazarte? Suspiro de nuevo, el humo se siente que vez más caliente y parece reconfortarme. Que pasa si me detectan cáncer? Vendrías a verme? -"Seguro es otro de tus trucos... No te cansas de decir mentiras?" Esa sería tu respuesta.  Esta noche no miento, lo hice antes, vaya que lo hice antes. Pero esta noche soy sincero. Estoy aquí sentado pensando en que te diría para tenerte a mi lado con el fruto de nuestro amor en mis brazos, mirándonos gesticulando cada carita tierna de nuestra princesita.
Nueve meses de sonrisas, abrazos, intriga y regalos... Cuantos regalos. No me esperaba tanta ropa. Y que puedo decir de los muñecos. Te acuerdas cuando nos dimos cuenta que nos faltaba el babero? Y aún cuando faltaba mucho para que lo usara fuimos a comprarle ese trapito con el estampado de frutas que tanta ternura nos causo cuando la imaginamos sentada en la silla que tus padres nos trajeron. Hay manera de omitir estos recuerdos?
No lo aguanto más! Han pasado dos días desde la última vez que la vi. La quiero hoy, la necesito ahora. Una semana, eso fue todo lo que tuve, una maldita semana. Quiero que me la traigas! Quiero que me la des ahora y que te largues con tus tonteras y tus palabras! No te quiero más conmigo!
Es el último bocado. Ojalá el olor a cigarro apague el aroma a pañales y toallitas húmedas. Realmente deseo deshacerme de este aroma? Estoy seguro que no habrá diferencia . De todos modos cuando duermo esta cama trae de vuelta tu forma, trae de vuelta tus caricias y la suave canción de tu suspiro cuando duermes.
Esta noche (así como cada noche), estoy seguro de que por más que lo intente no puedo dejarte atrás, siempre estas presente en todo lo que soy y lo que hago. Es por eso que decido cambiarte de lugar para siempre, dejarte afuera permanentemente y pasarte de mi corazón a las páginas en blanco de la cómica y triste tragedia de mi vida. Mi autobiografía. Considera esta mi última carta de amor.

Tomo la botella y me sumerjo en el último sorbo del amargo sabor de boca que me dejaste, hoy es la noche en la que comienzo a contar mi historia...

K. Beruang


4 comentarios:

  1. El vacío y la autodestrucción. Me ha gustado la historia y la emoción que contiene

    ResponderEliminar
  2. Más trágica que cómica. He disfrutado la historia..

    ResponderEliminar
  3. La tortura del hombre abandonado muy bien relatada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy buen texto, también me gusta el final. Un abrazo. Osvaldo

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd