25 de marzo de 2014

el comentario 4 comentarios

Vivir es imaginar


Desperté conmovida una vez más, las ideas me atormentaban, las imágenes me confundían y los ruidos de mi cabeza no me dejaban concentrar en lo que realmente necesitaba resolver en este momento. Ya no había escapatoria.

No tenía idea que fecha era, ni si estaba el sol, ni que había afuera. Mi mundo a simple vista se agotaba en las cuatro paredes que me rodeaban. Pero este ambiente determinaba cada vez menos mi interior. Me sentía en otra dimensión, empapada de recuerdos, música, paisajes, amores e historias que no existían.

Resignada a la injusticia de la sociedad, preferí vivir en vez de sobrevivir en el lugar donde me tocaba. Lo que me llevo a tomar esa decisión fue algo mas fuerte que todas las cosas materiales que me tocaban o por las cuales luchaba, algo que no sabía definir con exactitud. Pero ese algo era lo que me salvaba cada dia del odio, la desesperanza y la tristeza.

--------------------------------------------------------------------------------

Romeo me estaba esperando en un café cerca de la plaza principal, teníamos que discutir asuntos cotidianos, no muy interesantes y sumamente monótonos. El solo hecho de pensar en estar sentada ahí hablando de la rutina, los papeles y los problemas con los clientes me hacían querer escapar hacia una playa desolada sin nadie que interrumpa mi novela de verano o simplemente mi paz.

Pedí el cortado de siempre, comí el dulce que lo acompañaba con ese gusto tan particular, encendí el cigarrillo e intente centrarme en tema.

Al finalizar, sin una solución muy clara, camine hacia la oficina. Respirar el aire fresco de la mañana de marzo me recordaba que todavía quedaba en mi un espíritu liberal y un mundo interior donde no existían los pesares. Llegue y me recosté en el sillón habitual, tome otro café. Observaba fijo a dos jóvenes que estaban todos los días a la misma hora en la plaza de enfrente mirándose uno al otro sin decir una palabra, me parecía extraño, me interrogaba que pensaría cada uno de ellos, que sensaciones experimentarían sus cuerpos como consecuencia de eso que muchos llaman ‘amor’. Se podía notar una energía tan intensa entre los dos que me hacía sentir viva con el solo hecho de contemplarlos.

Me di cuenta que lo que motivaba cada uno de mis días era ver a esos jóvenes sintiendo tanto y diciendo tan poco. No importaban ni las palabras, ni el ambiente porque todo empezaba y se terminaba en sus ojos. Seguramente ellos no tenían ningún problema que fuera importante, ninguna obligación que los haga ausentes en esa plaza.

Los miraba dos horas cada dia, y vivía atrapada en mi historia imaginaria. Probablemente sentía más ganas de estar en su lugar que mirándolos desde mi lujosa oficina, plagada de quehaceres y asuntos pendientes. Mi necesidad se reducía cada vez más a unos ojos que contemplar con tal pasión como la que observaba entre ellos.

Y en este preciso momento me encontraba como yo hubiera creído querer estar siempre, sin obligaciones, sin rutina, sin trabajo ni quehaceres, entre cuatro paredes y únicamente concentrada en esos jóvenes que seguían vivos en mi inspiración, yo ya no tenia que sentarme en un sillón frente a un ventanal para verlos, solo me concentraba cerrando los ojos para no ver tal privación de libertad en la que me encontraba, que por cierto ya no le daba importancia. Por la energía que existía entre esos jóvenes quería seguir viva. No me importaba pasar mil años en esta celda mientras pueda recordar esa conexión visual, esa plaza, esos ojos y toda esa estética que los rodeaba.


--------------------------------------------------------------------------------

Es la inspiración y algo tan simple lo que te hace sentir vivo que no hay que viajar a otra dimensión para encontrar lo que suena mejor dentro de ti. Vivir es crear, imaginar y soñar con las cosas de todos los días.

Gina Filippi

4 comentarios:

  1. Me llegó plenamente tu relato, muchas veces me ocurre exactamente lo mismo. Lo simple a veces es más inmenso de lo que realmente pensamos.

    ResponderEliminar
  2. ...e imaginar es vivir. Muy lindo relato.. Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd