3 de abril de 2014

el comentario 3 comentarios

Devuelta


Conocía esa mirada. Tras la ventana, en un autobús a punto de partir. Pensó que, a fin de cuentas, cuando alguien vive solo, exagera lo que ve. Ahora simplemente debería fijarse en otras cosas. La mirada del niño frente al caracol, cada uno buscando su refugio. Los colores que iluminan a gritos el salón de un humilde bajo reclamando compañía. El cielo cerrando el telón y descubriendo una noche plomiza. La lluvia cayendo a su paso, disimulando dos preciosas lágrimas.



3 comentarios:

  1. Muy buen ambiente, logrado en pocas palabras. Lo suficientemente amplio como para que todos encuentren su propia historia.
    Interesante y melancólico.

    ResponderEliminar
  2. las sencilleces profundas de la vida. Precioso.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd