29 de abril de 2014

el comentario 3 comentarios

Pérdida de la naturaleza



Dicen que al principio todos éramos uno solo...

y que aprendimos a acallar el deseo de nuestra verdadera naturaleza.

Será por eso que a veces,cuando te paras a mirar el paisaje, puedes escuchar a tu propia voz gemir en el viento.

Puede que sea eso, lo que te grita por las noches cuando no puedes dormir. Aunque nos empeñamos en denominarlo consciencia, mal de amores, problemas familiares, que hijo de puta es mi jefe.

Que en eso si, en eso de buscar excusas somos la leche.

También dicen que ahora somos así por costumbre, y nos enamoramos de las costumbres y de lo que nos han enseñado.

Y nadie va a negarme que es digno de admirar, como hemos construido castillos de hormigón en el cielo, aunque lo que quedase enterrado en el suelo, lo que perdimos en la escalada, fuese nuestra propia esencia.

Y de pronto, un día, nos damos cuenta. Y ya no podemos volver a olvidarlo, aunque nos den chucherías de colores y nos pongan en un pisito acolchado.

Culparte a ti, culpar a otros. Y lo único que todos deseábamos en el fondo, era hacer del mundo un lugar más maravilloso, y no solo para nosotros.

Entonces, al final del camino, cuando no necesites aparentar más, demostrar nada a nadie, ni camuflarte en esto que nos empeñamos en llamar sociedad, te parecerá sencillo. Sabrás por qué gritabas por las noches. Pero entonces, ya, no te servirá de nada.

Se lo intentarás contar a tus nietos, y se reirán al no comprender tus palabras, tus hijos dirán que chocheas.

Y cuando descubras para qué estábamos en el mundo, y que era eso con lo que todos hemos cargado toda la vida sobre los hombros, no encontrarás nadie que entienda tus palabras, y los que las entiendan, bajaran la cabeza esperando que su carga se alivie cuando vuelvan a la tierra.

Pero no te confundas, les sobra fuerza para pelear contra el mundo, podrían llegar incluso a arreglarlo, de lo que no son capaces es de luchar contra sus propios monstruos, los que les desgarran de envidia, de ira, o rabia. Pasarán toda la vida luchando contra estos demonios, contra lo que les han enseñado, y cuando al fin los venzan a todos... sus nietos creerán que solo están chochean.

Dicen que al principio nuestras almas estaban conectadas colectivamente, que eso era lo natural, entonces empezamos a desarrollar un yo independiente, y a distanciarnos los unos de los otros.

Dicen que de aquí surgió el pensamiento de dominación violento, en un pobre intento de controlar y ser controlados.

Por esto cuanto más nos alejamos unos de otros, más necesitamos encontrar alguien a quien agarrarnos, gritamos más fuerte con la esperanza de que alguien nos escuche, porque si no, se nos marchita la primavera, y el corazón se nos deshoja, y en nuestro frío invierno vagamos por la nieve en busca de un iglú donde descansar nuestras piernas cansadas de arrastrar veranos cuesta arriba.

Lucía Polo


http://lulupad.blogspot.com.es/

3 comentarios:

  1. Hermoso discurso interno. Se lee con fluidez pero con un tropezón en donde dice "que hijo de puta es mi jefe".
    No parece ser adrede.
    Felicitaciones y bienvenida.

    ResponderEliminar
  2. Lucía, me has hechizado al inicio de tu texto pero perdí la magia a medida que avanzaba en la lectura, perdí el interés.
    A veces al intentar expresar todo lo que sentimos sobreactuamos y eso hace que nuestros lectores se desconecten.
    Empiezas muy bien el relato y te pido que me hechices hasta el final.
    Me gusta como escribes.
    Inma

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, tendré en cuenta vuestros consejos. Así da gusto publicar :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd