11 de abril de 2014

el comentario 10 comentarios

Señora Muerte


La luna alumbraba aquella noche el viejo puente del pueblo. Te acercaste lentamente y un inmenso silencio envolvió tu alma dándole algo de paz a tu dura existencia.

Y miraste una vez más hacia el río que entonaba tristes melodías empujadas por el viento frío de agosto.

Tu mente de pronto quedó en blanco y dejaste caer tu cuerpo percibiendo en ese instante un sin fin de sensaciones que atraparon a tu corazón y a tu alma.

Gritaste pronunciando su nombre pero ya no volvería a escucharte y te sumergiste rápidamente comprendiendo por fín que comenzabas a conocer a la inquietante y seductora Señora Muerte.

Pero de pronto una mano fuerte y desconocida te sostuvo primero y te llevó a la superficie.
Estuviste flotando un rato y tus músculos comenzaron a congelarse.

El destino parecía no querer hechar a perder tu suerte, aún no, esperaba de ti algo más que tu cobardía.

Y ella seguía allí, tendiéndote sus brazos, invitándote a su viaje hacia la nada.

A lo lejos una luz potente, blanca y luminosa te ayudó a ubicarte y nadaste hacia ella. El tiempo pareció detenerse y tu corazón palpitaba mientras tu buscabas solo llegar.

Por fin algo logró motivarte a seguir viviendo, la luz estaba cerca, increíblemente cerca y querías alcanzarla. Diste una, diez, cien brazadas llenas de ilusión, de esperanza, de fuerza, de ganas por ser un triunfador alguna vez en algo.

Ella seguía allí, inmóvil, observándo tu lucha, tu pasión, tus deseos de subsistir.

Todo se convirtió de pronto en una contienda colosal entre ella que intentaba llevarte y tú que deseabas como nunca en la vida decidir por ti mismo.

La luz ya estaba allí, a unos pocos metros, te sentías cansado pero fuerte y seguiste intentando tu proeza. Tus brazos te dolían, no sentías a tus piernas pero allí estabas, peleando como nunca antes.

Pero la señora muerte ya tenía un nombre inscripto en sus registros. Y solo se divirtió contigo un rato.

La señora muerte nunca pierde, solo espera su momento...
                                                  
                                                  

10 comentarios:

  1. Es cierto que a punto de morir el instinto por sobrevivir suele rebelarse contra cualquier deseo que tengamos de abandonar la existencia. Me gusta la lucha entre la vida y la muerte que plantea el escrito. Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Fritzy por el comentario. Es verdad, enfoqué a la historia en ese sentido.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho.
    No hay peor fracaso que fallar el propio suicidio.
    Dan ganas de matarse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias OPin me sacó una sonrisa con su comentario

    ResponderEliminar
  5. El suicido, a veces, es en defensa propia...

    ResponderEliminar
  6. ¿Es en defensa propia o en realidad es cuando ya no tenemos defensa alguna? Al menos es para pensarlo
    Gracias Inma por el comentario

    ResponderEliminar
  7. Un gran relato, desde luego. Aunque si el suicidio es la interrupción voluntaria de la vida, la muerte no tuvo una victoria limpia.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el comentario Aldo
    Creo que la muerte siempre sale ganando en todos los aspectos. A veces, como en este caso, creo que ha disfrutado maliciosamente de su seguro triunfo

    ResponderEliminar
  9. Se debe ser muy valeroso para escribir tan bien sobre la Muerte, aunque sea uno mismo el que la escoja. Felicitaciones, Jorge.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Zunilda por tu comentario. Quizás el haberla conocido tan de cerca me permite hablar de ella con tanta soltura
    para aferrarme mas a la hermosa vida

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd