19 de mayo de 2014

el comentario 3 comentarios

Bistró



La mujer rubia de ojos claros se acodó en la barra de ese bistró, pidió una copa de vino blanco y sacó un cigarrillo; el barman, diligente, le ofreció fuego. Ella lo aceptó distraídamente. Insinuaba pensar en una causa perdida, acaso en un amor… ¿Quién sabe? Miraba todo a su alrededor, a los parroquianos que ocupaban las mesas del local. Había misterio en ella. Cada mujer conlleva una intriga, pero ésta tenía un no sé qué, algo que la hacía aun más misteriosa que cualquier otra dama.
No fue ésa la única copa que bebió. De a poco el barman se fue ganando su confianza. Podría habérsela llevado a su casa, de no ser porque justo unos minutos antes de cerrar llegó un hombre, ella lo saludó y se marcharon juntos. En ese momento, a la rubia pareció no importarle la espera.

Texto: Luciano Doti
Imagen: Jeffrey Vanhoutte



3 comentarios:

  1. Le juro que esa foto a tengo vista en otra parte del blog pero no recuerdo cual. Un cuento breve bien logrado que podría ser disparador de grandes relatos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el relato, aunque viendo la imagen no sé si llegué a la conjetura correcta.. Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
  3. buen relato realidad cruda del amor y del apasionamiento

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd