21 de junio de 2014

el comentario 8 comentarios

20 Minutos


Más de veinte años tengo en esta empresa, no contaba siquiera los 19 cuando llegué aquí. La jornada laboral terminaba después de las 18:00 horas y cada que se lo refiero a mi hijo de 17 años, no se fía de mí.

Recuerdo que aquí le celebramos las 16 primaveras a Carmencita, esa quincena hubo fiesta. Iba a ser cosa pequeña, pero los catorce pisos se las arreglaron para que fuera un gentío; pareció cosa de huelga porque nadie produjo, aunque yo me mantuviese en mis trece de que se necesitaban más personas en los puestos de trabajo que en el banquete. Fue tal el aquelarre que después de eso tuve que negarme a que hicieran celebraciones de ese tipo al menos una docena de veces. Ya no insisten, pero en silencio todos, incluyéndome, recordamos con gusto aquel 11 de Noviembre.

No sé por qué hoy precisamente el ocio ha diezmado mi entusiasmo y me ha puesto a divagar. Hay algo fuera de lugar, tendré que llamar a Dulce para que renueve el espacio y deje de inquietarme esta sensación de que algo va mal. Si se enterara mi socio, me vería con el ceño fruncido y le achacaría la culpa al trasnocho; él sí que no cree en nada desde que la muerte se llevara a sus sietemesinos, después de rogar por milagros que nunca tuvo.

En fin, tengo como seiscientos mil asuntos pendientes que debería atender en lugar de andar pensando tonterías. Me pongo a ello y al instante me interrumpe mi secretaria. No está en sus cinco, pero es eficiente. Me avisa que la tienda de instrumentos cierra temprano y debo ir a comprarle el cuatro a mi nieta Isabelita, también trae un paquete entre las manos.

– ¿Y eso? –le señalo.

–Ah, es para usted. Lo han traído hace menos de media hora y me han mandado que se lo entregue poco antes de terminar la cuenta.

–¡Bah! Démelo de una vez.

Extiendo el brazo y lo recibo. ¿Qué le habré hecho a los terrestres para que se me odie tanto?

Sudo frío, siento temblar mis manos, pierdo el dominio del cuerpo, me encojo y me retuerzo en mis adentros. La secretaria, indiferente, abandona la oficina. Repaso los últimos minutos y comprendo por qué rememoraba mi pasado, la pieza perdida empieza a encajar y sé que no haré esa llamada a Dulce, pero que ella de igual modo vendrá.

Bajo la mirada, encuentro mis dedos llenos y vacíos al mismo tiempo. Me enfrento al uno. ¡Bum!

Todo se redujo a cero.


Aldo Simetra


8 comentarios:

  1. Original y entretenido. Una cuenta regresiva llena de ingenio pero con el suficiente hermetismo como para dejarnos intuir el destino.

    Le aviso de algún olvido por ahí, sin importancia. Donde dice :18:00 horas y cada --- que se lo refiero a mi hijo, supongo que falta un "vez", y un cambio en necesitabaN más personas.

    Seguramente otros lectores podrán ayudar más. Yo ya estoy feliz de haber leído éste hermoso trabajo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Opin! Me da mucho gusto que lo haya alegrado y entretenido con mi relato. Le agradezco que me haya avisado de mis descuidos, ha sido de gran ayuda. He modificado el segundo que me ha referido, pero el primero me gustaría conservarlo, lo hice adrede (me gusta como suena el "cada vez" mutilado).

      Un gran abrazo desde por acá.

      Eliminar
  2. Es muy original. Me gustó.

    Hay un par de cosas que no entiendo, seguramente es por nuestra diferente forma de hablar y por lo tanto eso se releja al escribir. ¿Qué es un cuatro?

    Triste final, además de sorpresivo, muy bueno.

    Saludos desde aquí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho el leer y el comentar, Jonhan. Un cuatro es un instrumento musical parecido a la guitarra, pero de cuatro cuerdas.

      Me alegra que te haya gustado.

      Un abrazo y saludos desde por acá. ;)

      Eliminar
  3. Ajá! Te dignaste a poner la imagen de devolución. =D7 Ya decía yo que querías recibir puros halagos. Recibir unas críticas de vez en cuando no hace daño.. Un abrazote, Aldo!!

    ResponderEliminar
  4. #-o Aquí vamos! Ya te habías tardado. Hasta ahora he salido ileso, eh. Y gracias por los aplausos B-)

    ResponderEliminar
  5. Esa sensación de estar en manos del tiempo me ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco mucho, Inma. ;)

      Saludos desde por acá. Un abrazo para ti también.

      Eliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd