14 de junio de 2014

el comentario 12 comentarios

Canelones con queso


Ella no soportaba los calores y salió agitadamente a la vereda para disfrutar de la fresca tarde de otoño. Me quedé solo en la mesa iluminada por el sol del mediodía observándola tranquilizarse del otro lado de la vidriera. Con un gesto dibujado en el aire le pedí la cuenta a Maxi, mientras observaba a Susana depositar un plato de canelones con salsa blanca en la mesa cinco, justo frente a la mía, ambas apoyadas sobre el gran ventanal que daba a la calle.

Paula, se acercó del otro lado del vidrio, con la mirada perdida con rumbo al contenedor de residuos que el restaurante atiborraba hasta el desborde allí donde el fin de la vidriera ocultaba su inmunda imagen. Tan era así que yo apenas podía observarlo con dificultad en la diagonal, justo por sobre el hombro del habitante de la mesa cinco.

Tal vez por eso pensé que ella miraba al comensal que ya había tomado el recipiente de queso rallado y con una minúscula cucharita procedía a cubrir su humeante plato. Una , dos , tres...quince, veinte cucharadas que convertían al plato de canelones con queso en otro compuesto de queso con un leve toque de canelones con salsa blanca por debajo.
Tal vez cansado de tanto ejercicio vano o por temor a que su plato perdiera más temperatura al transcurrir tanto tiempo, el hombre decidió volcar de una vez el resto que aún quedaba en el recipiente y así terminar con tan delicada e inútil tarea.

Pero Paula estaba mirando más allá. Al fondo, donde las palomas carroñeras habían huido espantadas para posarse sobre el tendido de cables. Allí esperarían que regresara la tranquilidad a su área de engorde, mientras practicaban tiro al blanco sobre las superficies de los autos estacionados. Paula, como las palomas, estaba perturbada por los movimientos que una figura desarrollaba en torno al contenedor.

Maxi me dejó la cuenta, pagué con diez por ciento de agradecimiento y lentamente fui al encuentro de mi esposa.

-Pobrecito...

Fue la única palabra que apuntalada con la mirada me dirigió hacia el contenedor.

-Está comiendo lo que encuentra...

Lo dijo con un asombro que yo no podía entender después de haber visto esa misma escena repetida hasta el hartazgo con el devenir de múltiples e ineficientes gobiernos.

-Si, no te preocupes. - intenté tranquilizarla- El contenedor está lleno de recortes y comida en buen estado que los del restaurante tiran. Son las sobras. Peor sería un contenedor con cosas en mal estado...

Y mientras la arrastraba sutilmente sobre la línea peatonal cruzando la calle, me detuve a observar la labor veloz , precisa y constante con la que el hombre de no más de treinta años separaba materiales reciclables, alimentos de consumo inmediato, otros que podían esperar, lo que le daba a su perro y lo que le tiraba a los pichones.

-Querés darle un poco de plata para que coma algo decente?

Paula me miró con expresión aún enganchada en un pensamiento profundamente enredado en sus neuronas.

-No. No está pidiendo. La campera que usa está destruida pero es de marca. Hay gente que antes que mendigar prefiere pegarse un tiro. No, no quiero ofenderlo...en una de esas tiene problemas mentales...

-Bueno, entonces vamos...

Comenzó a caminar y de pronto se detuvo abruptamente como si una nueva idea la hubiera atravesado.

-Mejor sí. Pobrecito. Me da lástima. ¿cuánto le damos?..

-No sé, pensaba para un sándwich o algo para llevar, que sé yo..?

-Tenés?

Saqué la plata del pantalón casi como contada y se la entregué mientras la observaba decidida a alcanzar a ese ser humano antes que como un ciervito asustado emprendiera la huida.

-Yo te vigilo desde esta vereda...-alcancé a gritarle cuando ya había iniciado la carrera-

Ella cruzó, y se acercó hasta unos metros del pobre tipo. Seguramente le dijo -No se ofenda, pero me gustaría darle unos pesos para algo caliente- Y desde la vereda de enfrente pude ver como el hombre se detenía, la observaba con curiosidad y sin acercarse más de lo apropiado, como para no asustarla, encogió el cuerpo extendiendo su mano hasta Paula y recibir así al fin el dinero. Rápido guardó el botín en su bolsillo y volvió a su tarea como si nada hubiera pasado. Paula se volteó cabizbaja para emprender el regreso cuando yo, único testigo del evento en una posición privilegiada, noto que el muchacho levanta la cabeza y la espía, para luego, una vez seguro de no ser visto, voltearse y hacer un pequeño festejo futbolero no exento de algún saltito y golpe de puño con el aire como destino.

Todo duró tan sólo un segundo y fue un evento espontáneo y prodigioso del que Paula no había sido testigo.

-No tiene dientes- me dijo al cruzar la calle casi llorando- y tiene las manos tatuadas de basura...

-Entonces ojalá que esos billetes lleguen a las manos de algún político y así los toque un poco de la realidad que ellos mismos generan...-dije yo en una fallida humorada para levantarle el ánimo...

La cara de Paula no acusó recibo y parecía estar sumida en una total tristeza.

-Vos no viste lo que yo...-le dije sonriendo.

-¿Qué viste? dale, contame...-dijo con genuina curiosidad-

-Cuando te diste vuelta y se aseguró que no lo veías, festejó como un chico con juguete nuevo...

Paula sonrió. Miró hacia atrás a la figura que seguía escarbando del otro lado de la vidriera donde el hombre terminaba su colchón de queso rallado con canelones con salsa blanca, me miró y supe que había recuperado esa alegría que la había abandonado por un momento.

Tan sólo unos pocos pesos habían comprado la felicidad momentánea de tres personas.

Lo mismo que había costado el plato de canelones con queso.

O.Pin


http://cuentossinrumbo.blogspot.com.ar/

12 comentarios:

  1. Una ocurrente y culinaria manera de ponderar una realidad que nos abruma, Opin. Así se enseña y se aprende. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Zunilda. Me alegra que le haya gustado.

      Cariños.

      Eliminar
    2. Y gracias por su delicadeza al corregirme algunas faltas. Junto con Margarita Grigera han pulido este texto como expertas correctoras y yo ya soy feliz tan solo con que lo lean.

      Muchas gracias a ambas.

      Eliminar
  2. Con que siempre será más fácil y económico hacer feliz a tres personas que a un solo insatisfecho.. Bellísimo relato, me ha encantado el gran contenido social que encierra. Un muy buen ejemplo para golpear de vez en cuando al egoísmo y no tener la bondad tan distraída.

    Yo creo que los billetes sí llegaron a destino, pero entre tanta inmundicia pasaron desapercibidos. ;)

    Gracias! Un abrazote, Opin!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus palabras Fritzy. Usted tiene toda la razón, andamos con la bondad muy distraída.

      Hay momentos en que las historias se deben contar de manera sencilla y yo soy de los que siempre las complican. Así que en esta oportunidad estoy muy feliz con la buena recepción que ha tenido mi escrito.

      Mi agradecimiento para usted, acompañado de mucho cariño.

      Eliminar
  3. Y todo sin el plus del excesivo agregado! Pienso que más de uno debería invertir mejor su plato de canelones con queso.
    Saludos desde por acá, Opin.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón Aldo, seguramente obtendría grandes dividendos. ;)

      Un abrazo para usted también.

      Eliminar
  4. Un buen retrato de la realidad que envuelve a cada contenedor de cada calle, de cada pueblo, de cada ciudad... de éste nuestro mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es inma, un feo retrato de la realidad, aunque sea bueno.

      Gracias por su comentario

      Eliminar
  5. O Pin, su instantánea no me parece un "feo retrato de la realidad".
    La verdad que entraña es tan cruda, sin adornos y es tan "jodidamente" real, que su contemplación, puede sacar la parte más vil o más humana de nosotros mismos y eso... en absoluto es feo: es sublime.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inma. La había entendido bien pero yo había comentado mal. :)

      Cariños.

      Eliminar
  6. Un relato estupendo. Me gusta su mensaje solidario y la naturalidad con la que está narrado. Bien podría tratarse de una escena cotidiana que casi pude visualizar a la perfección. Muy bueno!! :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd