24 de agosto de 2014

el comentario 5 comentarios

La sirena


  Vivía debajo del mar, mecida por las ondas, cubierta de escamas color esmeralda y respirando burbujas saladas. Tenía los cabellos ensortijados, revueltos por las olas y entrelazados con algas, entre los que nadaban pequeños peces irisados.

  Vivía sentada sobre unas rocas, casi inmóvil, en el fondo del acantilado. Allá donde rompen las olas, bajo la espuma. No hablaba con nadie. Tenía la boca cerrada en una mueca triste. Los dientes afilados apenas se veían a través de los labios. Eran una línea negra en un rostro níveo. Los ojos verdes, brillantes y sin pupilas, ojos de sirena, se mantenían abiertos día y noche.
  Como una estatua de bronce, como una reliquia antigua. Miraba un punto en el horizonte abisal, más allá de la arena borrosa teñida de estrellas y moluscos. Más allá de la oscuridad, donde el mar es tan profundo que hasta las sirenas tienen miedo.

  Tenía la tez blanca y fría y las manos descansando sobre su regazo estéril. Sólo se movía su larga melena alrededor del cuerpo, acariándole la piel al ritmo de la marea.
  La sirena era víctima de un cruel embrujo. No era como las demás. Ella podía oir cosas. Sin salir a la superficie, sin haber tocado jamás un guijarro de la costa, oía incesantemente las voces de todos los hombres.

  Una mañana, en las profundidades de la ensenada, empezó a escuchar sonidos mientras dentro de su cabeza se reflejaba el mundo exterior.
  Asustada, se sentó sobre las rocas para comprender lo que se había revelado sin permiso en sus oidos picudos y torturaba su mente.

  Fuera del agua existía un mundo diverso, árido, estéril como su vientre de criatura inmortal. Inmóvil como las rocas del acantilado.
  Descubrió que podían respirar solamente el aire caliente, aunque ya los había visto a lo lejos otras veces caminando por la costa , cuando asomaba sus ojos de sirena sobre el borde del agua al anochecer para ver las estrellas tras las dunas.

  Descubrió que vivían en grupos, en pequeños bancos, casi como los peces. Pero no para protegerse los unos a los otros, no. Había oído palabras de amor y desprecio. Y también llantos, lágrimas y, sólo a veces, risas. Se retorcía las manos afiladas mirando el acuoso vacío, sin entender, escuchando.
  Descubrió que se comían a sus semejantes, eso también lo había oído. Palabras de muerte y gritos de dolor. Supuso que se alimentaban de su propia carne.
  Descubrió que no había un orden establecido y que las lenguas eran diferentes. Que la inflexión de las voces podía comunicar sensaciones completamente contradictorias. Descubrió que no todos dormían después del anochecer, que a veces las luces que iluminaban el cielo no eran sólo tormentas, que el alba no siempre traía despertares.

  Algunas conversaciones hablaban de lluvia, de viento, de manos entrelazadas y de abrazos. Venían hasta ella el chasquido de los besos y los susurros de voces infantiles. Le llegaban carcajadas, el ruido de los pájaros, del agua y de las ramas de los árboles. Murmullos conocidos, oídos mil veces en la playa. Cuando la arena arde a mediodía o se vuelve fresca al caer de las sombras.
  Cuando percibía esos sonidos intentaba no moverse. Escuchaba con atención, complacida, hasta que las voces se alejaban de su mente.
  Pero sucedía pocas veces. A menudo eran gritos, golpes. Oía piel contra piel, varias, cien, mil veces, hasta que en la boca sentía el sabor de la sangre. Oía el metal resbalar a través de la carne y aullidos aterrados. A veces fragor y estallidos. Depués silencio.
  Descubrió el odio al interno de una especie.
  Mientras fijaba los reflejos del agua dejándose acariciar el rostro por los cabellos, mientras la luz del sol bailaba con las ondas y los colores de la bahía, descubrió que la vida en el mundo árido no valía nada. Que caminaba hacia la extinción.
  Cada día y cada noche, con los dientes apretados, casi sin respirar el mar, esperaba que la voces se alejaran para siempre.
  Pero no ocurrió. Con la cabeza llena de palabras y estruendo, la sirena de ojos verdes y sin pupilas, no pudo soportarlo más.
  Se alejó del acantilado, nadando hacia las profundidades que tanto temía. Nadó hasta que empezó a perder escamas y cabellos, veloz, a través de la oscuridad. Huyendo de las voces y los gritos, del sabor a sangre que le llenaba la boca cada vez que oía una muerte. Huyendo del dolor del otro mundo, terrible, violento. Huyendo de un horror que superaba con creces el amor que el ruido del viento conseguía traerle hasta la playa cada tarde.
  La voces no la abandonaron jamás. Permanecieron en su interior día tras día. Ya no advertía las corrientes del océano, ni el susurro de los peces cerca de su pelo.
  Y murió, aunque las sirenas no mueren nunca. Pero ella sí. Se murió de pena, con los ojos abiertos y las manos cubriéndose las orejas puntiagudas. Se murió con la boca abierta, gritando bajo el mar, un sordo alarido repleto de burbujas.
  Los pececillos irisados se comieron sus escamas y luego la enterraron bajo la arena, cubierta de estrellas de mar. Le dejaron los ojos abiertos, para que no tuviese miedo de la oscuridad y luego le llenaron los oídos de pequeñas caracolas, para que ya nunca más oyera nada, excepto las mareas.

5 comentarios:

  1. Pobre sirena. Por algo no deben habitar en las costas y sus cantos solo enamoran para matar.
    Muy delicado e interesante.

    Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! A veces nuestro mundo es absurdamente difícil, y tan terrible que sólo el hombre es capaz de acostumbrarse a sí mismo.
      Baci!

      Eliminar
  2. Qué buen relato! Otra muestra de cual suele ser la peor de las especies.

    Saludos desde por acá.

    ResponderEliminar
  3. Escamas transformadas en flor de sal: ojos para no tener miedo a la oscuridad; oídos rellenos de caracolas para escuchar eternamente las mareas. Un final feliz para una sirena, una sirena que no tuvo que sacrificar su cola para tener unos tortuosos pies que la trasladasen por un desierto de amor terrestre inexistente. Un gran final para una gran sirena.
    Un abrazo,
    Inma

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd