6 de octubre de 2014

el comentario 4 comentarios

Niño pies descalzos


Era un verano caluroso como de costumbre en el pueblo, por las orillas del rio más allá del bosque donde los sueños juegan a esconderse, corre un niño persiguiendo mariposas con sus pies descalzos.

Lo veo jugar cuan inocente criatura que sin medir consecuencias solo lanza sus brazos en busca de su trofeo. Lo miro y me doy cuenta que ser niño es ser libre y es que se nos da la posibilidad de conocer, aprender y crecer de una forma que llegado el momento de ser adultos extrañamos.

La pureza de ese niño se mezcla con la belleza del paisaje, he aquí el paraíso, un lugar en donde los sueños se moldean hasta desgarrar el alma por el deseo de hacerse realidad. Estoy bajo un árbol leyendo algo que habla sobre los recelos y la desconfianza de la sociedad, y es que en estos días el mundo no se fía de nadie, ni de la sombra ni de la luz.

Es una pena que nadie aprecie al niño correr, tal vez debamos sacarnos los zapatos de vez en cuando y disfrutar de la vida, sin imponer fronteras ni pretextos para ser libres, pero estamos sumidos en ese sentimiento de querer ir lejos sin partir.

Niño pies descalzos, alma sin ataduras, mente sin corromper, corre libre al viento y escapa de la condena que nos impone esta sociedad, permanece incorruptible en tus ideales y no olvides que la felicidad puede estar en un par de pies descalzos.

Francisco Campos Fernandez

http://sombrademariposa.blogspot.com.ar/

4 comentarios:

  1. Bonita reflexión sobre la niñez. Me gusta la imagen del niño descalzo que persigue mariposas.
    ;;-)

    ResponderEliminar
  2. Bonito texto elaborado desde la observación de quién ya se encuentra descontento con lo que le toca vivir.

    Los pies descalzos de un niño merecen acariciar el pasto de conceptos llanos y frases cubiertas de poesía.

    Interesante texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre he mantenido que crecer es aburrido. Ser niño es, como lo ilustras en el texto, tener el mundo a los pies. Basta con ponerse los zapatos para encadenarnos y que sea al revés. Me ha gustado el escrito. ¡Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
  4. Un texto muy tierno, un cuadro de añoranza, y... una pizca de soledad.

    Saludos

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd