11 de noviembre de 2014

el comentario 6 comentarios

Hasta el final de los tiempos



–Te amaré incluso calva.

–Te amaré hasta el final de mis tiempos.

Así comenzó la historia que ahora les refiero. De una singular pareja que demostró que amar no es solo cosa de cuento.

Sus allegados al oírlos sonreían, pero no era una risa genuina. Se mofaban, decían que aquello se lo decían todos los enamorados mientras les duraba el cariño, pero una vez ido, las promesas también emigrarían incumplidas a otro sitio.

Ellos estaban sordos, únicamente escuchaban esa melodía que el ambiente ayuda a crear cuando combina al mismo ritmo los latidos de dos almas. También estaban ciegos. “¡Abran los ojos, abran los ojos!” –les aconsejaban, pero ellos nada más separaban sus párpados para hallarse en el otro y presenciar en sus pupilas la perfección de su mutuo reflejo.

Sus encuentros y despedidas empezaban y terminaban con el mismo protocolo:

–Te amaré incluso calva.

–Te amaré hasta el final de mis tiempos.

Sus familiares y amigos insistían en la misma cantaleta; de forma cruel a veces, pero lo ignoraban: “te abandonará incluso antes de que se te caiga el primer cabello”, “en menos de lo que dura un suspiro te habrá olvidado”. Comentaban, sin medir su escarnio.

Sin embargo, él permaneció con ella después de haber perdido más de mil de sus preciosas hebras y ella se negó a alejarse de él aunque sus suspiros se hicieran más cortos cada vez.

A ella se le secaron los labios y él los humedeció con sus besos, su piel se volvió tan fibrosa como el papel y él la endureció con el calor de sus abrazos, las lágrimas no le cabían a ninguno de los dos en los ojos, pero tampoco eran suficientes para empañar la imagen del otro.

A él se le envejeció el rostro y ella cada que pudo lo renovó con su risa, los temblores repercutieron su cuerpo y ella lo calmó con su ternura, las miradas y las caricias no alcanzaban para hacerle justicia al amor que se tenían.

–Te amaré incluso calva.

–Te amaré hasta el final de mis tiempos.

Lo decían con palabras, lo emulaban en silencio. Pero la certeza y convicción con que lo expresaban, no terminó por convencer a aquellos que necesitaban ver para creer hasta que se la encontraron a ella con la cabeza descubierta antes de despedir su último aliento y a él sosteniéndola sobre sí, intentando inútilmente asirla a un mundo del que tenía que partir.

Esa fue la única vez que no repitieron cabalmente el ritual:

–Te amo y te seguiré amando aunque no me haya dado tiempo de verte calvo. –Le dijo ella, forzándose por sonreír.

–Te amo y te seguiré amando aún después de que volvamos a encontrarnos.

Más tarde su rito se repitió en boca de los otrora incrédulos:

– ¡La amó incluso calva! 

– ¡Lo amó hasta el final de sus tiempos!


Fritzy Zamor



6 comentarios:

  1. Hermoso texto Fritzy.

    Ya nos tiene muy mal acostumbrados.

    Me encanta el tema y la forma de narrarlo. Como siempre encuentro un tropiezo que ha puesto de forma voluntaria y ya sé que es de su gusto. Pero que quiere que le diga, "cada que pudo", me suena mejor "cada vez que pudo"...

    Tengo que ir a Venezuela ;)

    Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, Opin!! Por aquí me tienen muy mal acostumbrada también. :)

      Es que a mí el "cada vez que" me crea bulla en la cabeza...
      Jajajaja, de seguro se encontrará con muchas otras disonancias si viene.

      ¡Un abrazote!! ;)

      Eliminar
  2. Fritzy, Fritzy... eres una caja de sorpresas. Me ha gustado mucho.
    ;;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Inma!! ¡Jajajaja, mil gracias!! Un abrazote!! ;)

      Eliminar
  3. "Lo decían con palabras, lo emulaban en silencio. Pero la certeza y convicción con que lo expresaban, no terminó por convencer a aquellos que necesitaban ver para creer (...) " Me encantó esa frase y el tema en general, sobre todo por el escepticismo de sus "amistades". Nadie experimenta en cabeza ajena y ellos no conocían el amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas Gracias, Gisari!! Tienes razón. De igual forma, pienso que con que se convencieran a sí mismos bastaba. A veces es mejor ignorar al resto. Me alegra que te haya gustado.. Saludos!! ;)

      Eliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd