11 de enero de 2015

el comentario 8 comentarios

Los gemelos de su rostro

Ojos - José M. Roca

Cada vez que lo veía fijamente era como si hubiera concertado de antemano una cita. Sus ojos marcaban el lugar de encuentro, yo me instalaba cómoda dentro de ellos. Él como buen anfitrión se quedaba con mi abrigo y me servía siempre dos raciones de ese brebaje místico que me bebía con embeleso, sin derramar una gota y siempre deseando otra.

Cada vez que distinguía las semillas de sus párpados era como si me perfilara por encima de una masa de agua. Me asomaba curiosa y ansiosa a su borde queriendo entrever lo que en el fondo escondía, pero él me devolvía otra imagen, yo encontraba la perfección de mi reflejo al mirarle y para hallar la suya, me zambullía como pez en sus profundidades.

Cada vez que sus pupilas se grababan en las mías era como abrir el telón de una obra de teatro, todo alrededor callaba y se encendían dos focos en el escenario. Era como si de pronto el mundo se despojara de su velo y apareciera más nítido o se cubriera y resultara más denso, porque no lograba percibir si tanto brillo provenía del exterior o era simplemente nuestro.

Cada vez que su mirada y la mía...

– ¿En qué estás pensando?

Cada vez que su mirada y la mía se enfr...

–Di algo, me aturde tu silencio.

Cada vez que su mirada y la mía se enfrenta...

– ¿Me escuchas? ¡¿Quieres hablar de una vez por todas?!

–Cada vez que tu mirada y la mía se enfrentaban cualquier lucha cesaba. –Susurro, retándolo con la vista.

– ¿Qué dices?

–Pero hoy no. –Me decepciono.

– ¿Hoy no qué? De veras me agobias, no pensé que lo harías tan complicado.

Hoy las batallas, desconsideradas, parecen seguir sin tregua. El teatro se ha vaciado sin aplausos y ha quedado solo un par de luces opacas alumbrando el fracaso. El agua, antes diáfana, ha enrarecido mi aspecto; no lo reconozco. ¿Me lanzo o no? Me pregunto desde la superficie. Algo me ha impulsado al fondo y ahora me hunde.

– ¿Estás aquí?

–Tus ojos están perdidos –replico observándolo apenas–. ¿Por qué no me dejas beber? Tengo sed. Creo que el abrigo me fastidia. No estoy cómoda en esta silla. No se ha concretado nuestra cita.

–No. Claro que no. Me estoy despidiendo. Y por cierto, no traes abrigo puesto.

¿Cómo que no? Me pesa. ¿Qué ha dicho antes?

– ¡Vamos! ¿Has escuchado al menos algo de lo que dije? No te pongas así, que ya estaba acabado, ambos lo veíamos venir.

Lo escucho o mejor... Cada vez que se abrían las ventanas de su alma, era como si un universo nuevo se creara…

– ¡Para ya! ¡Me tiene hastiado tu silencio!

Era como tener las llaves del infinito...

–Que no ha sido para tanto...

Era como...

–La verdad, no es para tanto.

Era como, como...

–Adiós, hasta aquí llegamos los dos.

Era.

Ahora se muestra envejecido mi universo. Se ha levantado de su asiento y se ha llevado nuestro punto de encuentro, sé que ya no volveré a instalarme allí. Ahora sí siento frío y la garganta seca. Me ha dejado como de costumbre, deseando otra gota de ese brebaje místico que se degusta al seco y sin necesidad de humedecer los labios te inunda por completo.

De regreso a cual fuese el sitio de donde haya venido, pienso en él y me doy cuenta de que lo único que ocupa mis pensamientos son los gemelos de su rostro. Entre todo lo que él abarca solo me he quedado con ese pequeño detalle. Quizá tenga razón, "no ha sido para tanto". Pero entonces, ¿por qué esa sensación de haber perdido demasiado? Me pregunto qué charlatán me habrá vendido el amor a un costo tan elevado.


Fritzy Zamor



8 comentarios:

  1. Que triste es descubrir que no se es correspondido. Supongo que todos hemos sentido ese vacío de una manera u otra. Me gustó como se retrata la situación en general.

    Todos queremos encontrar a ese charlatán. Saludos Fritzy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Gisari!! Me contenta que te haya gustado.

      El problema de encontrar a ese charlatán es que tiene muchas caras :-/

      ¡Un abrazo!! ;)

      Eliminar
  2. Precioso Fritzy !!!

    Usted sabe que (cuando no es poesía ;) ) disfruto cada frase y hasta leo sus historias más de dos veces.
    Usted siempre experimenta con la carpintería del relato y durante ese trabajo se hace tiempo para sorprendernos.

    Pero como ha puesto el cartelito de devolución, voy a aprovecharlo para insistir sobre un tema en el que ni siquiera tengo idea si me asiste la razón.

    Según entiendo la dama del relato es una poetisa maravillosa que en su mundo de ensoñación no ve lo que está ocurriendo en la realidad que la circunda. Sus palabras la delatan. Es romántica tal como el uso de su lenguaje gentil.

    Cuando choca con la realidad sentada frente a ella, he notado que el lenguaje permanece y me desorienta un poco.

    Ese golpe contra la realidad se puede marcar mejor si (en este caso) el hombre utiliza un lenguaje más coloquial, llano o "de la calle"

    Unos pocos modismos del hablar cotidiano marcarán la frontera entre su romántica cabecita y la frialdad de quien en el mundo real está dando fin a una relación.

    Incluso el enojo de ver como ella no escucha y se pierde en sus pensamientos puede ser una herramienta de ruptura que marque mejor los dos mundos.

    Pero todo esto ésto lo digo para molestarla un rato y hacerla trabajar de más. No me haga caso ;)

    Su incondicional lector. :-bd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Opin!!

      Fíjese que no ha logrado enmarañarme la cabeza ;;-) , pero he entendido que se requería un liberador de la reacción de la protagonista más explosivo para que se marque una especie de contrapunto y un ente diferenciador entre la escena que se desarrolla en el exterior y lo que sucede en su imaginación.

      Algo que no se me hace difícil de ver teniendo en cuenta que deseaba resaltar en primer plano el diálogo interno de la mujer y no la ruptura en sí.

      Prometo trabajar de más en la próxima, en esta los gemelos ya se han ido a dormir. :D

      ¡¡Gracias enormes y un abrazote!!

      Eliminar
  3. Me encantó, muy bueno, lograste un verdadero climax psicológico. Comparto la opinión de Opin, se podría hacer un poco más de énfasis en la ruptura. Pero la verdad, me atrapó al instante. Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Ágrafo!! Qué gusto que haya sido de tu agrado! Saludos!! ;)

      Eliminar
  4. Hola Fritzy, me pareció un relato exquisito. Cuando ella dice "yo encontraba la perfección de mi reflejo al mirarle" me pareció que decía -con mi reflejo en su mirada, a su lado, el mundo se hace perfecto-.
    Heridas un poco conocidas para nuestras almitas sensibes... uno es como es, y anda siempre con lo puesto...
    Un fuerte abrazo, y felicitaciones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ernesto!! Me da gusto leer el comentario. Con seguridad ella quiso decir eso y tal vez un par de cosas más...
      ¡Muchísimas gracias!! ;)
      ¡Saludos y un abrazote!

      Eliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd