19 de abril de 2015

el comentario 10 comentarios

Apocalipsis perfecta.


Moriré, como todos. Pero eso no me preocupa. Hoy he decidido darle una oportunidad a mi paz interna, la deje salir, y se siente genial. Estoy recostado en el pasto viendo al cielo, hay nubes pero ni siquiera necesito encontrarles forma. Estoy tan relajado que soy feliz con el simple hecho de verlas moverse en el cielo. Hace un día estupendo y el mundo se esta acabando a unos kilómetros de aquí, literalmente. Parece que el epicentro del apocalipsis esta por allá,, no se para que me esfuerzo en apuntar con el dedo si no puedes verlo. Tendrás que creerme

Todos están desesperados, no es para menos. Ocasionalmente escucho gritos en la lejanía y eso que estoy en un lugar bastante aislado. Si de todas maneras va a ocurrir tal catástrofe, de nada sirve que griten como locos. Mejor me recuesto y veo a las nubes, nunca habían danzado de esa forma y a esa velocidad, sin embargo, transmiten armonía.

Trato de pensar en una canción que complemente este momento pero no me viene ninguna a la mente. Puede que el mejor complemento para este bienestar sea el silencio, interrumpido momentaneamente por mis respiraciones. Si, eso debe de ser.

Que mala suerte, tenia muchos sueños por cumplir aunque siempre he sabido que mis aspiraciones personales no iban a durar para siempre. Una vez muerto ya no importan, por lo tanto, puedo fingir que las alcancé todas "Que bien se siente, no me falta nada por hacer"

Alguna vez escuche que en situaciones de peligro uno descubre su verdadera naturaleza. Supongo que mi verdadera naturaleza involucra disfrutar las cosas inevitables de la vida. Siempre he estado agradecido por el hecho de tener vida, eso de por si ya es un milagro.

Vaya, estoy bastante seguro de que vi un muro de fuego ¡Que increíble! Me pregunto si el infierno es de verdad, supongo que lo descubriré en su momento por el momento solo me queda respirar hondo y sonreír...

Supongo que me quede dormido, vaya, todavía no me muero. Sin embargo la tierra se sacude muy violentamente, ya no puedo relajarme acostado. Ahora escucho gritos mas nítidamente, las personas llegaron hasta acá ¿En serio se piensan que pueden huir del destino?

¿Qué clase de bestia los esta persiguiendo? No es enorme, diría que máximo mide tres metros, pero es la combinación perfecta entre fealdad y majestuosidad. No sabría describirla; la vida, incluso tan cerca de la muerte, no deja de sorprender...tantas cosas que no sabíamos.

No había pensado en mi familia, espero que no hayan sufrido. En esta situación se sufre mas queriendo huir del destino que aceptándolo. Si tan solo hubiera estado con ellos para decirles eso que al parecer conozco instintivamente. No importa, de seguro nos reuniremos muy pronto.

De repente el cielo se lleno de aves que vienen de aquel epicentro, su sonido es melódico pero a la vez ensordecedor. No puedo evitar cubrir mis oídos, creo que estoy sufriendo. Pero aun así aprovecho la oportunidad para verlas. Que raro, en vez de plumas parece que sus alas tienen dientes. A lo mejor una de ellas va a bajar para hacerme ver mi destino, ya se habían tardado.

Se fueron, puedo volver a ver el cielo. Parece que la tierra dejo de sacudirse, puedo volver a relajarme.
 
Estoy silbando pero no puedo escucharme, el cielo se volvió rojo, puedo volver a ver las estrellas...es hermoso.
 
Gisari
http://soygisari.blogspot.com.ar/

10 comentarios:

  1. Genial !!.

    Hermoso trabajo. Por algo usted es uno de los pocos escritores con los que contamos. :)

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el cumplido. Espero seguir escribiendo aquí por mucho tiempo, aunque me tarde un poco en actualizar. Gracias por leerme OPin.

      Eliminar
  2. ¡Me ha gustado mucho el escrito, Gisari! La tranquila indiferencia del personaje hacia el fin del mundo es lo que más me parece increíble del relato, que además hace que se lea con cierto regusto irónico (al menos en mi caso). Pero la verdad que su actitud es bastante lógica, como que no a todos se les da aquello de disfrutar las cosas inevitables de la vida. ¡Un abrazo!! ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por leerlo Fritzy. Concuerdo contigo, aunque parezca la manera mas lógica de actuar siempre es mas "natural" gritar y correr en círculos ante una catástrofe. Saludos :) .

    ResponderEliminar
  4. Aquel que no tiene miedo a lo desconocido puede disfrutar del final de algo, porque sabe que detrás existe otro futuro u otro presente. Me encantó, hermoso, muy bien descripto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerlo. Concuerdo totalmente, todo depende del cristal con que se mira la realidad. Hay quienes se enjaulan con problemas imaginarios o inevitables, mi personaje no era de esos.

      Eliminar
  5. Coincido con Fritzy, me resulta simpático el personaje por el desapego y la ironía que transmite ante el fin de su mundo.
    Total qué más da... somos enfermos terminales desde el momento en que nacemos.
    ;;-)

    ResponderEliminar
  6. ¿Quién fue aquél que dijo "no te tomes la vida en serio, que a fin de cuentas no vas a salir vivo de ella"?
    Muy buena narración. Enhorabuena
    Me ha gustado la frase "...puedo fingir que las alcancé todas" Genial idea la del personaje que ve el mundo desde esa otra dimensión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer mi narración y por los cumplidos. No sé quién dijo esa frase pero coincido totalmente, estamos llenos de problemas imaginarios. Opino que solo tenemos que verlos desde otra perspectiva.

      Saludos.

      Eliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd