14 de julio de 2015

el comentario 3 comentarios

Superar


He llegado a la conclusión de que no podemos apresurar los procesos de la vida y lo mas gracioso es que; en la vida todo es un proceso. Eso de que la paciencia es una virtud no puede ser más cierto; y llega a cansar repetirlo, o al menos a mi me canso cada vez que mi papá me lo decía; cabe destacar que soy una persona impaciente. Si por alguna razón tengo que esperar la llegada de alguien, no soy capaz de esperar sentada y suelo muy habitualmente ir en busca de este; es decir como llamamos popularmente; voy y lo "topo".
Pudiese dar miles de ejemplos más sobre cuán impaciente he sido en mi poca vida pero, prefiero dirigir ese tiempo a escribir lo que aprendí recientemente... Si miramos atrás y recordamos quienes éramos hace algunos años, incluso meses; podemos notar cuán diferentes eran nuestras personalidades, preocupaciones, problemas y hasta anhelos. Todo esto cambio por procesos que hemos vivido en todo el tiempo que transcurrió desde esa epoca hasta el presente; podemos llegar a vernos ridículos o por lo contrario; sentirnos ridículos ahora. Lo cierto es que sea cual sea la forma en la que nos vemos, esto posiblemente cambiará por el simple hecho de que un proceso esta sucediendo en este momento. Mi proceso ha sido doloroso, como pocas veces me ha lastimado la vida; esto acompañado de una gran nostalgia, al saber que a esa persona a quien recuerdo se le veía feliz a menudo. No es que ya no lo sea pero, esa era libre; se puede usted estar preguntando ¿Cómo hace para soportalo?
No lo hago, día a día me duele; lo recuerdos invaden mi mente muy seguido; y todo a mi alrededor se hace familiar a mi pasado. Pero algo sé y puedo asegurar; el dolor que siento todos los días es menor al que sentí; los recuerdos ya no duran tanto; y conforme pasa el tiempo relaciono mi entorno con otras historias. Pudiese volverme loca buscando olvidar quien fui; aunque no me hubiese servido de nada hacerlo. Pudiese aparentar que no extraño lo que era; y solo me hubiese engañado. En cambio puedo aceptar mi dolor, mis recuerdos y mi pasado; dejando que el tiempo como la vida misma sane mi dolor; cambie la forma en la que veo mis recuerdos y me haga superar mi pasado. Todo en un proceso al cual no puedo "topar" y me corresponde esperar que el llegue hasta mi; así que la respuesta a la pregunta es:

No intento entenderlo; solo acepto que algunas situaciones no tienen sentido
No intento cambiarlo; solo acepto que nada se mantiene intacto sin cuidado
No intento superarlo; solo acepto que algún día esto ya habra sucedido.

 María Herrero

3 comentarios:

  1. María, tu escrito es una bonita reflexión, aunque como es intimista, al menos así lo interpreto, no termino de entenderla. La pregunta que haces no sé si se refiere al narrador o a la persona a la que recuerda.
    Un abrazo.
    Inma
    ;;-)

    ResponderEliminar
  2. Realmente muy íntimo y personal. No sirven opiniones ajenas porque el sentimiento es solo tuyo. Vivir el instante, eso es lo bueno. Besos

    ResponderEliminar
  3. Entiendo tu reflexión y la necesidad de expresarlo. Únicamente comentar que, coincidiendo con Inma y desde el punto de vista del lector ajeno, resulta un poco confuso al final del segundo párrafo. Me ha gustado el final y la conclusión a la que nos llevas
    Un saludo

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd