11 de noviembre de 2015

el comentario Comentar aquí

Amor galáctico


Este cuento yo lo escribí pero yo no lo invente, fue ese viejo sabio filosofo pseudo poeta de barbas que vive en mi mente, él, que goza de la palabra y define lo importante, y aparte, no me lo contó a mí, se lo contó al pequeño niño de cabello y ojos marrones, inocente, curioso y dudoso, él, que no conoce límites porque nadie se los ha enseñado, ese pequeño niño también vive en mi mente, recuerdo esa tarde ahí, asombrosa y llena de emociones. Pero bueno, esto dice más o menos así...

Antes de que el universo se pusiera de acuerdo para crear planetas donde pudiera nacer vida como el nuestro, las galaxias y órbitas no existían, los planetas eran capaces de moverse por voluntad propia y de comunicarse en su lenguaje, los soles no ardían y podían ir y venir sin lastimar a nadie. Un día un planeta sol gigante creo un pequeño planeta, cosa que solo se ve una vez por universo, el amor de estos dos tan incomparable fue tal que cautivó a todo el universo y acaparó la atención de todos, todos los planetas le regalaron luz al nuevo planeta, para llenarlo de energía y así creciera, nadie conocía tan lindo sentimiento, tan puro, tan noble. Al ver lo que este nuevo sentimiento causo en todos, el guardián del universo decidió crear un planeta especial, uno donde pudieran sentir lo mismo, donde un ser sea tan maravilloso y especial para dar a luz a otro ser. Esta noticia lleno de alegría, pero... ¿cómo saber si los habitantes de ese planeta valorarían el regalo que se les dio?. Llego un día gris, y con él, un sacrificio, el guardan del universo decidió separar a la gigante sol de su creación, la cual ella llamaba Luna, solo al ser testigos de este gran sacrificio y dolor todos los días, todo el tiempo, podrían valorar su regalo. Separaron al Sol y a la Luna, condenados a tratar de reencontrarse pero jamás poder hacerlo, por si fuera poco, el guardián prendió fuego a la Madre Sol para que si algún día ésta pudiera alcanzar a su creación, jamás la tocase.

El niño que vive dentro de mi mente me dijo que entiendo todo, me dijo "­­­­­­­­­­­­­­­Por eso el sol quema con tanta fuerza, le arrebataron a su hija, está enojada. Y por eso el brillo de la luna es tan suave y sereno, esta triste, extraña a su madre." Tenía razón, el sacrificio de unos, es ejemplo de otros.

Nicolás Cázares Ruiz.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd