18 de diciembre de 2015

el comentario 1 comentario

Crucifijo


Desesperado, intentaba arrancar de la boca de su padre moribundo un sonido, un gemido que respondiera sus preguntas. En un principio había intentado ser amable pero ahora ya solo le profería gritos y recriminaciones.

– ¿Dónde tienes el dinero? ¡Contéstame! ¡Soy tu hijo!

No contestaba. Las hundidas mejillas estaban cubiertas por el llanto y sus antes vivos ojos parecían clavados al crucifijo colgado en la pared. Al notarlo, aumento su desesperación y le gritó aún más fuerte:

– ¡Deja de implorar a tu Dios y responde!

Ya no lo hizo. Entre reproches se agotó su último aliento.

Tiempo después volvió al pueblo de su padre. La humilde casa donde antes vivía, ahora estaba convertida en una lujosa y moderna mansión. Fue a conversar con el hombre de la tienda de la esquina, así se enteró de que a los compradores de la casa les había sonreído la fortuna. Al demoler la antigua casa, encontraron dinero oculto en una pared, detrás de un crucifijo.
Antonio Torres

https://xcentrismo.wordpress.com/

1 comentario:

  1. Muy bueno, me ha gustado. El drama del padre moribundo ante el rencor de su hijo, la ironía del destino y el simbólico escondite del dinero tras el crucifijo. Me quedo con esa frase en la que los ojos del padre parecen "clavados al crucifijo". Un texto que da muchas lecturas en pocas palabras.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd