2 de febrero de 2016

el comentario 4 comentarios

¿Y que vamos a hacer?


Soy dueña de muchos defectos, de mil suspiros frente a la ventana, tengo la
letra tan fea como una doctora del seguro social. Ya he soñado con mi funeral,
vestida perfectamente con un vestido negro largo, ataviada con mis mejores recuerdos
y de hecho tengo un cuaderno con 
varios epitafios que he escrito para que mis seres queridos escojan el que
más les guste. No he dictado mi testamento porque no hay nada que pueda
ofrecer o prometer, además, sólo he ahorrado memorias felices
para no olvidar a las personas que me dieron ese instante.
Nunca he
confiado en la vida, mucho menos en el destino, la última vez me fallo, quitándome al gran amor de mi vida..
así que todos los
días me encomiendo a mi muy particular Dios que supongo me mira con algo de
ternura.

Tengo la certeza de que al purgatorio se llega por atajos y yo ya he
encontrado algunos. Me dicen en el banco que no soy sujeto de crédito, no es
que me preocupe tanto porque en realidad no necesito mucho para sentirme a
gusto. Voy de mujer dura por el mundo y mi vida parece un bar abierto de
madrugada, algunas veces me intoxico para olvidar que soy una estúpida que cree en el amor y las personas
y otras veces sólo me maldigo por ser tan sentimental.
A veces me da por recitar poesía en en mi mente mientras observo el vaso medio
vacío o mi vida consumiéndose y es cuando me pongo un poco pesada y
recuerdo los atributos de ese chico que robo mi corazón y mis sueños
recuerdo los mails que le enviaba con frases que pocas veces los hombres entienden:
“Quisiera que tu piel cobijara mis desvelos” o “tienes un incendio en la
mirada, un fuego inolvidable que atormenta mis demonios”.
él pensaba que era loca, como reciprocidad, me amo como loco desesperado..
efectivamente estoy loca, pero más estoy sola, una
tonta sin remedio que hace poco se enamoró de un extraño e inigualable
hombre perfecto que sólo pedía la mano de alguien para sostenerse y aferrarse aún más
a este mundo tan acelerado, contradictorio y nebuloso.
y falle, yo simplemente no le pude demostrarle cuanto le amaba
lo mucho que me importaba tomar su mano y lo deje ir
sin hacer nada para detenerlo...
A veces me siento como un tonta, esperando algo que me diga que la vida es
mucho más que esta sucesión de soledades y compañías. Luego lo olvido porque
a fin de cuentas no he
hecho las cosas tan mal , y todavía falta un largo camino que
recorrer, y eso... me parece un pequeño triunfo que compensa todas
mis derrotas.
Mikka R.

4 comentarios:

  1. pero que bonito que es esto... me identifica cada cuatro palabras. Gracias. lo voy a copiar en mi muro, aviso.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la sencillez de este texto. Es como haberlo escrito yo, pero yo no podría escribirlo así.

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente hermoso. Quién no pasó por soledades y compañías de este tipo?
    Felicitaciones por lograr escribir así.

    ResponderEliminar
  4. El comienzo es impresionante, hace que te den ganas de leer, realmente te atrapa enhorabuena ;)

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd