19 de julio de 2016

el comentario 4 comentarios

Miradas de Agua


Las miradas entre humanos. Las miradas entre hombres que nada se dicen con la voz. Las miradas entre dos seres que se encuentran en un lugar desconocido para siempre y allí se desnudan ante la eternidad, hombre y mujer. Las miradas que anticipan lágrimas que serán derramadas por la ciudad, siempre escondidas. La mirada de una madre a su hijo, fuente divina de energía interminable. La mirada de un pájaro desde algún otro espacio de consciencia; una mirada que llega y se va pero  que siempre estará. Los ojos, un espejo transparente quizás, que a veces nos transporta hacia nuestro interior pasando por el interior del otro. Parecieran reflejos de un mismo lugar, un lugar al fin compartido, por todos; una ciudad que transitamos solos pero en conjunto, como seres, como algos. Un espacio en el que todo es uno, y uno lo es todo. Un espacio donde nos encontramos todos como un único y maravilloso mundo interior. Las miradas entre el mundo; un mundo que se mira a sí mismo. Las miradas entre el vacío; un vacío que se recrea ante nosotros. Un escape a esos terrenos conocidos pero lejanos, oscuramente hermosos, brillantemente sobrios, tan complejamente simples.  Una fuga de este mundo hacia el misterio, hacia un río que nos arrastra y, cada tanto, nos hunde en sus aguas. Gritar debajo del acuario celestial para nunca ser escuchado; gritar frente a la muerte y la eternidad para ser diluido en agua de miradas. Correr de allí para aquí, correr de aquí para allí, entrar y salir sin saber cuándo el agua nos aplasta o nos deja. Correr entre las miradas de agua que nunca acaban.

Nicolas Luis Gibbs


4 comentarios:

  1. Buen trabajo.

    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. decir algo con el silencio es difícil pero lo intentamos. a veces queremos expresar un adiós o algo que evite una despedida. la ciudad continuará devorando todo lo que digamos y lo que callemos.
    si usamos los ojos y no la boca es simplemente por un intento de contagiar el alma y que el alma se empate al cuerpo, al nuestro y al que miramos pero la vida continuará, aunque seamos escuchados por otros ojos o si no somos escuchados y todos pasan de largo, la vida continuará igual.
    hermoso texto nicolás.
    continúa mirando con esa fuerza inquebrantable.

    ResponderEliminar
  3. Hoy te vi, y volteaste a verme cuando sentiste mi mirada fija sobre tu piel. Eras tú, tu mirada, me viste con esos ojos llenos de dolor que lastimaron mi alma, y no pude sostener la mirada.
    Eras tu aunque no fueras tú, era yo aunque no fuera yo.
    Quizá si hubiera soportado el dolor en tus ojos, como antes, me hubieses reconocido, me hubiese reconocido yo mismo, quizá el dolor nos hubiese reconocido a ambos; y nos abrazara llevándonos nuevamente a la soledad que nos arrinconaba en mi cuarto, en mi cama, en tu pelo y tús senos.
    ¿Podría soportar el dolor nuevamente y vivir preso en agonía? En agonía aún contigo muriendo conmigo.
    Fue agradable ver tus ojos en un día cotidiano, en un día nublado como tú esperanza, y alejarme arrancando mis ojos de los tuyos aún dejando su brillo en tu alma. Como lo hiciste tú.

    ResponderEliminar
  4. Hay frases muy buenas en tu texto.
    Saludos
    ;;-)

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd