2 de agosto de 2016

el comentario 3 comentarios

Hojas rosa


Me perdí en un bosque de algún lugar de mi mente, tal vez era aquel que en el que me perdía cuando teníamos nuestra casa en el sur o puede que fuese aquel que vivió cómo se rompió mi corazón por primera vez.

No encontraba más que una densa niebla con matices rosas, era la clase niebla que te nubla lo ojos por su belleza contrastando con el frio que recorre cada centímetro de piel y te das cuenta que es un sueño, de aquellos en los que te gustaría quedarte una vida o tal vez dos, porque no puedes salir corriendo de ahí pero no te importa no poder salir. Es de aquellos placeres que solo los que carecen de vida pueden presenciar, es la definición de tranquilidad absoluta.

Me quite la armadura que lleva ya que deseaba descansar del viaje que había emprendido, me senté en el bonche de hojas de otoño que estaban junto a un roble al que solo le quedaban unas cuantas hojas en sus pequeñas ramas, estas se aferraban como alguna vez yo me aferre a vivir por ti. No deseaba sentir el miedo por la soledad que implicaba adentrarme en aquellos pequeños pinos que se veían al final del camino que formaban las rocas, a lo que muchos llamaban aventura. Yo lo llamo hipocresía

Habían pasado algunos meses desde que fingía perder la cordura pero no he estado tan cuerdo desde que tengo conciencia, aquello que llamamos cordura es solo el reflejo de nuestra mente sobre lo tangible sobre aquello que podemos tocar y hacer nuestro, pero solo quedan memorias. Fragmentos de esa realidad que tanto añoramos alojados en nuestra mente por siempre hasta que otro fragmento lo quite de la pila de hojas que tenemos junto a nosotros en el sendero , es verdad que para muchos mi falta de razón les parezca insano pero para mí ellos son los insanos que viven bajo estándares.

Esos números que te dicen que eres más feliz por tener un montón de plata acumulado, si para mi tener hojas rosas me hace feliz; quien me podría decir lo contrario. Me llamaran loco o en el peor de las situaciones me podrá quitar mi libertad pero de ningún modo se podrán llevar mis hojas. ¡Llévate todo de mi pero jamás me podrás tener¡ Advertí a los hombres que entraban en el bosque de mi memoria, los estaré esperando junto al camino de hojas que construí.

Quiero recordar que las hojas rosas existen y que valen más que sus realidades que tanto celan, deseo que recuerden que en la vida existen más cosas que el ser y el no ser. Que la metafísica de la vida no sobre lo que eres ahora, sino lo que tienes bajo las arrugas de tus ojos. Demostrar que ser feliz es lo más importante de cada minuto de nuestra existencia esa es la tesis de mis sueños, pero solo son sueños asi como estas solo son hojas.

Tal vez un día los hombres de traje negro desaparezcan en los pinos de nuestra mente asi como las personas que dejaron de importarnos lo hicieron y solo quizás en ese momento nos daremos cuenta que las hojas valen mucho más de lo que lo que estimamos . Así que toma mi mano y contemos cuantas hojas tenemos en nuestro sendero que el viento de la primavera se ve en el horizonte. Corre que mis miedos se están tornando huracanes que se quieren llevar nuestras hojas. Amor quédate con todas ellas en tu bosque que el mío está muerto.

Víctor M.


3 comentarios:

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd