2 de noviembre de 2016

el comentario Comentar aquí

Realidad?


¿Realidad es lo que vemos? o más bien lo que sentimos. Será que a lo mejor es lo que imaginamos o pretendemos. ¿Cuántas realidades podemos tener? La que palpamos o la que al extender el brazo, tratamos de alcanzar. ¡Mi realidad es totalmente otra! 
Mis ojos perciben figuras y sombras que, al menos la realidad de los otros, no están ahí. Todo comenzó cuando aún era un infante, ahí acostado en mi cama al despedir de mi madre cada noche, ellas llegaban. El primer sentimiento, y ahora lo entiendo, fue miedo. En ese entonces solo era un dolor de estómago que subía y bajaba al paso de las sombras y se calmaba al salto de las figuras. Y con el paso del tiempo servirían para conciliar el sueño, y más adelante me proveían de la seguridad de sentirme que seguía vivo.
El miedo, dolor y angustia me hacen acordarme que lo que veía era mi realidad y que aún respiraba. Al menos de eso no moriría y hasta ahora no he muerto. Seguramente cuando deje de sentirlos, ya no pertenecerá a la realidad de los demás. Quiero pensar que al morir o más bien al no ser ya más visto por otros, únicamente lo que estará en mí será esta realidad y sentimiento que no comparto, queriendo siempre pensar que será eterna, aun cuando mi cuerpo deje de serlo, pasando a ser alojado en otra cosa.
Mi vida es muy normal, en la realidad que sí comparto. Rutinaria agonía que día a día sufro, hasta el caer de la noche, soledad taciturna que además de proveerme de paz, me lleva a esta realidad que anhelo algún día solo exista. Así escribiendo esto ahora me caigo en un hoyo abismal desconociendo su final. Realizo que prefiero no conocerlo ¿para qué? con nada que anticipar solo me resta esperar y seguir cayendo.
Seguir fingiendo una normalidad falsa, un ser que no existe en mí. Con qué facilidad puedo engañar y actuar la realidad de los demás. Obligación de sentir aceptación, fingir a plena luz del día y regresar a mí en la oscuridad de la noche. Cerrar los ojos para poder ver, admirar este mundo que he construido y seguir tejiendo entrelazando la perfección anhelada; poniéndolo en pausa al abrirlos regresando a la ceguera de la realidad compartida. A ese mundo compartido que no es mío, al no anhelar nada en él y no interesarme su evolución resbala de mí, aferrándome más al otro y anhelando poder cerrar los ojos eternamente. Así no pausar nunca más, no esperar para poder crecer y ser feliz en un lugar solo mío. Sin interrupciones ni contratiempos tejer y tejer mi destino sin compartir, sin fingir y sobretodo sabiendo que lo que veo es real.

José Memun



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd