21 de diciembre de 2016

el comentario 1 comentario

Un viaje, una vida en cada uno


A veces las rutas más inhóspitas, nos llevan a los mejores lugares, antes solía irme lejos, donde quizás nadie me podría encontrar, aunque si me pongo a pensar no era tan lejos, la distancia no importaba, lo importante era abastecer mi alma viajera con caminos y señales de kilómetros escondidos, un amor lejano y algún animal raro, todo eso era parte de un carnaval hermoso, siempre me sentí anormal en ese sentido, de chico no viajaba mucho, aunque recuerdo algún que otro viaje con la familia, contábamos autos hasta el cansancio y nos asombrábamos de diferentes paisajes. 
Teníamos un viejo sedan, ya casi que no recuerdo el modelo, mi mente lo sabe pero es tan terca que no quiere recordarlo, sabemos que era blanco, perdón dije sabemos porque a veces hablo como si con la mente fuéramos dos, volviendo un poco al auto, era un placer verlo rodar, saber que el viejo modelo llegaba era todo un triunfo;
uno de los más gratos recuerdos que tengo fue de muy chico, viajábamos de noche y mi viejo estaba un poco cansado, decidió frenar en una cafetería como un lugar de camioneros, imaginen como me sentía yo, era toda una hazaña viajera estar al lado de los mayores ruteros de la historia, tipos con barba que tienen millones de historias para contar o al menos mi niñez se imaginaba eso, uno cuando es niño desvirtúa toda realidad a un entorno más místico, bueno para mi ellos eran los dioses de la ruta, creo y ahora relatando esto, que mi amor por los viajes y las escapadas, pueden venir de ese recuerdo;
bueno imaginen un poco, era tan de noche que apenas se vislumbraba la cafetería, era una especie de vieja casona, con pocas ventanas, una luz afuera llena de mosquitos, se prendía y se apagaba, quizás algún cortocircuito, el lamparon era metalizado, como si arriba de la luz tenía un plato de camping. 
Mi viejo nos fue a buscar comida, no quería que nos acercáramos, quizás porque no tenía buena pinta o no sé, mi viejo era medio asqueroso con algunos lugares, nos quedamos alrededor del auto en un terreno de tierra, sin siquiera saber que estaba pasando o porque parábamos, nos pusimos a jugar, ver los diferentes insectos, buscar cosas en la tierra, no se porque, uno cuando es chico tiene la manía de buscar cosas, como si fuéramos arqueólogos, o exploradores, así somos; ya ni recuerdo a donde nos dirigíamos, pero lo importante no era donde, sino viajar.
Crecí sin esa parte aventurera, pero con el paso del tiempo, la fui amasando, puliendo como si la pudiera incorporar a mi estilo de vida, tuve varios viajes en mi vida, en auto en tren cualquier transporte sirve a la hora de escapar, a la hora de salir de lo habitual, lo cotidiano, cortar un poco la brecha de sentirse tan nada a ser un todo en algún lugar, creo y quizás divago un poco pero estar en una pradera donde miras hacia el horizonte y no ves el final de ella, donde ves pájaros revolotear, que acechan con su vuelo magistral, algo que debe estar por ahí, es algo único, inexplicable, imaginar que dentro de esa pradera hay un mundo que no me conoce, que ni sabe de mi existencia es incomprensible, pero parte de eso es viajar, no comprender, no tratar de explicar, sino dejarse llevar por el ambiente.
Me encanta por ejemplo recorrer viejos pueblos, de esos casi fantasmales, calles pequeñas, casas grandes, deterioradas por el paso de los años, almacenes de barrio que no pierden el glamour de viejos tiempos, los herreros viejos empedernidos mutilando el acero al a vieja usanza, me encanta caminar por calles arenosas, cruzarme con el panadero y su canasta de mimbre recorriendo el barrio saludando a gusto a paciere a todos los vecinos, las postales de esos pueblos son sus viejas estaciones abandonadas pero en perfectas condiciones, como si el tiempo hubiera frenado justo cuando se inauguró, nada cambias solo se anejan las vías en desuso, pero su estructura vislumbra la calidez de su época. La otra postal es la gente, vecinos tomando mate, saludando con la pava en mano, una reposera empotrada en un hall que habla por sí sola, es una bienvenida al pasado, donde todo se vivía así de simple, con un mate, una pava, una reposera y un saludo acogedor.

Los viajes tienen un poco de todo, un poco de pasado, un poco de anhelos, y un poco de aprendizaje, es aprender que la vida puede ser tan simple y a tan pocos kilómetros de tu mundo, de tu espacio. Asombra sentirte tan ajeno a eso y a su vez tan bienvenido, las rutas son la escalera natural a un piso desconocido, un piso que puede asombrarte de tal forma que te enamoras al instante de sus colores pálidos y sus estructuras avejentadas. A la vuelta de cada viaje recordaras que hay una vida simple, imperfecta y que no todo es tan cotidiano, que lo asombroso está a la vuelta de ciudad.

Alejandro Medrano

1 comentario:

  1. 💓🌿🌼💞🌷🌹💓💓🌿🌼💞PAZ Y AMOR 🌷🌹💓 💓🌿🌼💞🌷🌹💓💓🌿🌼💞🌷
    💓🌿🌼💞🌷🌹💓💓 FELICES FIESTAS Y BUEN AÑO 2017💓🌿🌼💞🌷🌹💓🌿🌼
    💓🌿🌼 Love and roses✼💓🌿🌼 Many Thanks to you !!!!!!!💓🌿🌼💞:(🌸╹◡╹🌸)۶

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd