10 de agosto de 2018

el comentario 3 comentarios

Sensaciones


Amenaza lluvia, el cielo está gris, la tarde se vuelve noche en un apresurado crepúsculo. Las primeras gotas golpean tintineantes contra los vidrios de la casa.
El trueno llega explosivo y el chaparrón se descarga, y lo inunda todo. 
Las gárgolas se montan en las nubes mientras el zigzagueante resplandor de los relámpagos ilumina la húmeda oscuridad.
Un torrente cubre el camino que se transforma en cauce. Los árboles se contornean anunciando el arribo del viento. La lluvia deja de ser mansa, las ventanas se cierran con prontitud. El temporal arrecia por dos días.
Su saldo será el desplome de algunos especímenes autóctonos, techos de chapa que no estarán, un campo que sonríe, y la incomparable y grata sensación de respirar un aire limpio, de mirar un cielo diáfano y de saber que la vida continúa.

Imagen del pintor argentino, Jorge Frasca
 No te duermas sin un cuento


3 comentarios:

  1. Casi puedo respirar esa atmósfera. Impecablemente logrado. Y hermoso

    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. A Ud. y a mí nos gusta el campo, Opin. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué relato tan fresquito. Felicidades.
    Un abrazo.
    ;;-)

    ResponderEliminar

Si usted tiene voluntad de escribir su comentario, también esta invitado a publicar con nosotros obras más complejas. Simplemente envíenos su trabajo a nosomosescritores@gmail.com y nosotros nos encargamos del resto.

Gracias por visitarnos y participar.

Si no encuentra cómo y se muere de ganas, también puede comentar aquí con su perfil de Facebook



Código de emoticones para sus comentarios
:) :( ;) :D ;;-) :-/ :-O X( B-) #:-S :(( :)) =)) ~X( :-t 8- =P~ #-o =D7 :-SS :-q :-bd